Mariú Carrera

El arte se trata de creer

Por Priscila Jardel Castello / Fotos Leandro Fernández

Teatro Entrevista / 05 OCT 2017

Mariú Carrera presenta su libro “El equilibrista”, un relato que te deja patas para arriba y te hace ver mucho más allá.

En el marco de la presentación de su libro “El equilibrista”, Mariú Carrera pasó, junto a Pame Hübe, por el #AireSR. Luego de una hermosa charla, quienes compartimos el espacio de Sin Retorno nos disponemos a escribir sobre lo que sucedió en el mágico aire. Hay notas que pasan como si nada y otras que se quedan por dias y dias rodando en la cabeza. Esta es un claro ejemplo.

Hablar de un libro escrito por Mariú no es menor, pues ya sabemos que de entrada vamos a derribar las barreras de las tapas del libro para hablar de la realidad, de los sentimientos, de los recuerdos, de lo vivido...

“Rascar, investigar, abrir cosas, para poder entender la tragedia de la desaparición forzada y por otro lado transformar esa tragedia en esto. En que la vida sigue”.

El equilibristate deja patas para arriba, una no sabe si viene o si va, lo que sí sabe es que se mueve y si lo miramos con la cabeza en el suelo, tiene mucho más sentido. Es eso de lo que habla este libro, de la posibilidad de ver desde otro lugar, de analizar, repensarse y sentirse desde otra perspectiva. Es allí donde la ingenuidad del niñx se hace sabiduría. Conociendo, subiendo bajando, oliendo, respirando; prendido en el hoy, trayendo consigo todo lo que ya caminó, sabiendo que es lo que lo hace, ser y seguir siendo.

Cuando Mariú escribe es sutil, es una labradora de tramas que pueden disfrutarse a cualquier nivel y cuando vas “abriendo y rascando” vas encontrando otros mensajes, ya menos sutiles, menos tímidos, vividos, procesados, fundamentales.

“Me lleva a creer en esos lazos indestructibles, no existe algo que los pare, no hay milico que los frene, es ahí cuando te das cuenta que tu hermano existe siempre”.

La narración viene con una fuerza enorme pero tan silenciosa e imperceptible que contribuye a reconstruir a su escritora, entender desde donde se para, a donde es que ella encuentra el equilibrio y como ella misma narra “cuando una descubre algo, hay que darlo”. Mariú lo brinda así como fluye de sus venas y lo da con una delicadeza que da placer leerla.

El libro contiene relatos que emergen del alma y la memoria, sin límites de espacios ni tiempos cronológicos, propios de la fuente inspiradora de su autora: la búsqueda de Verdad y Justicia.

“Cuando empiezo un libro, sale todo lo que tiene que salir. Hay cosas que no puedo decir abiertamente ante mi misma, eso para mi es un poema, porque me permite un escondite, decir una palabra que tal vez es muy fuerte”.

La justicia se va sintiendo con el transcurso de las hojas, las poesías, los cuentos. No es cualquier justicia, es una justicia muy personal e interna, es una justicia llena de esperanza, de amor y sobre todo de confianza. De confianza hacia el otro,  hacia el que lee, hacia el que empieza a subirse “arriba del horno” para ver.

“Es que el arte se trata de creer”.

La presentación del libro se realizará el sábado 7 de octubre en el Teatro Quintanilla a las 22hs. No será una presentación convencional, sino que se llevará a cabo una performance artística, a través de la cual se pondrá en movimiento los universos propios del teatro, la radio, la música y lo visual, en un espacio amplio, profundo de reflexión y humor.

“Hablamos de una Acción escénica co-creativa para aportar a la construcción de nuestra memoria colectiva”. Se trata de una realización entre los artistas Enrique Lucero, María Eugenia Moreno,Pamela Hübbe y la propia Mariú Carrera.

“Aprendiendo a contactarse con todo, es el aprendizaje que cada uno tiene que hacer”.

Cuando Pamela Hübbe se encontró con el libro por primera vez, sintió entre otras cosas “ganas de llorar y ganas de reír” se percató que “hasta como está escrito es un juego, el ir de un lado a otro, de un universos a otro y con la misma profundidad”. Y se dió cuenta que “la palabra que más se adecuaba era lo performático” ya que el libro contiene: climas, emociones y momentos puntuales muy bien marcados. Existe un hilo conductor  entre sus partes y es interesante cómo interpela a quienes acompañan a Mariú y cómo han logrado ensamblarse en esto de trabajar con delicadeza sobre la creación de otrx.

“Hay que volver a confiar, volver a hacer equilibrio, tenemos que ser cuidadosxs, responsables y esperanzadxs”.

Cuando la artista habla parece que reproduce el mismo juego que cuando escribe, dice, y en esa acción llena de tramas el aire que quedan ahí, revoloteando, y luego de un tiempo empiezan a caer las fichas. “Es un proceso enriquecedor y tranquilo poder trabajar con amabilidad, es importante, porque el alma no se abre fácilmente y poder tener ese cobijo y poder proponer, porque eso es lo colectivo: respetuoso, amable, divertido, que tiene un grado de confianza en el otro que te permite hacerlo sin discusión, sin tipo de internas, que es lo que separa, todo se suma, eso es interesante”. Tal vez interpreto erróneamente, pero creo que Mariú tiene mucha razón, hay que empezar a escucharse, a mirarse, a respetarse, el que piensa distinto, no es un enemigo, es también parte de nosotros.

Mariú hace una reflexión sobre lo que pasó y lo que pasa: “A nosotrxs nos sucedió la desaparición forzada, a otros les toca con otras cosas: te roban el trabajo, el pan, la casa, pero que te roben la muerte… Justo ahí nos tocaron” Y continúa, “el arte tiene un valor hermoso, si permite desatar esos nudos, esas angustias difíciles por las que nos llevaron, y de a poco una se encuentra con las risas con la construcción, lo colectivo. Se va a poder siempre, aun en momentos tan duros por los que hoy vivimos, están pasando cosas duras, lo que sucede con Santiago Maldonado es una bestialidad”.

“Buscar la verdad por medio de los hechos, encontrarla, abrazarla, esa es la forma de abrir a nuevas cosas. Nos permite liberar”.


Ficha

Ficha

Presentación Del Libro + Performance Artística
Fecha: sábado 7 de octubre | 22 hs
Lugar: Teatro Quintanilla (Plaza Independencia. Ciudad de Mza)
Entrada general: $100

 

Por Priscila Jardel Castello / Fotos Leandro Fernández

Contanos que te pareció