Campaña Nacional por el Derecho al Aborto

Aborto legal, una deuda de la democracia

Por Jimena Marín / Fotos Leandro Fernández y Jo Thomatis

Género Opinión / 08 AGO 2019

Hace un año el Senado de la Nación negaba un reclamo histórico de los movimientos de mujeres: el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos.

Este 8 de agosto recordamos que muchxs de nuestrxs representantes carecieron del compromiso que, como tales, deberían haber asumido para garantizar el efectivo acceso al aborto de mujeres y personas gestantes. Ante la decisión de sostener este impedimento a ejercer este derecho que entendemos como un derecho humano, en Sin Retorno compartimos cada una de las palabras difundidas por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito

Fuimos protagonistas y vimos cómo, un proyecto de ley de la ciudadanía, el de interrupción voluntaria del embarazo (IVE), llevó al Congreso de la Nación las voces y los argumentos que hicieron propios los y las representantes de una lucha que pertenece al movimiento de feministas, mujeres, lesbianas, bisexuales, personas no binaries, travestis, trans y maricas. El debate duró meses y fue inédito.

Logramos la despenalización social y seguimos haciendo historia con nuestra construcción colectiva. Un año después del rechazo del Senado de la Nación a la sanción del consenso político surgida en la Cámara de Diputados de la Nación, nos encontramos ante nuevos desafíos y en un escenario electoral donde hay fórmulas, candidatos y candidatas presidenciales que se han posicionado a favor de la legalización y despenalización del aborto. Porque el aborto inseguro y su clandestinidad son una problemática de salud pública que no puede ser separada de la agenda de políticas públicas de protección integral por la vida digna y por los derechos humanos.

Las propuestas de izquierda que postulan a Nicolás del Caño como candidato a presidente y a Romina Del Plá como candidata a vicepresidenta (FIT Unidad) por un lado; y a Manuela Castañeira y a Eduardo Mulhall (Nuevo MAS) por otro, llevan en sus boletas y plataformas el aborto legal como demanda. Por su parte, en el Frente de Todxs tanto Alberto Fernández, candidato a presidente, como Cristina Fernández de Kirchner, candidata a vice, se han pronunciado en distintas instancias también a favor. Dentro de la alianza Cambiemos, el precandidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto, votó por la positiva el dictamen con sanción en Diputados el pasado 8 de agosto como senador por la provincia de Río Negro. También, el candidato a vicepresidente por el espacio Consenso Federal, Juan Manuel Urtubey se pronunció a favor e impulsó como gobernador de Salta la adhesión y aplicación del Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal de embarazo (ILE). En el Frente Despertar, José Luis Espert también declaró su aceptación a la despenalización del aborto.

Si el año pasado la decisión sobre nuestro futuro estuvo en poder de nuestras y nuestros representantes, hoy el futuro de ellas y de ellos está en nuestras manos. Tras las elecciones generales de octubre se renovarán parcialmente las dos Cámaras del Congreso de la Nación. Esta nueva conformación tendrá por delante la responsabilidad institucional de debatir el Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, el pasado 28 de mayo, en ocasión del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres. Nuestro proyecto busca terminar con la violencia del Estado que destina a mujeres, lesbianas, bisexuales, varones trans y personas no binaries a la clandestinidad, a la punición y la criminalización, persiguiendo a las personas más pobres, ya que son quienes ponen en riesgo sus vidas y salud integral.

Los pañuelos verdes son una contraseña de encuentro y acompañamiento, una mano extendida hacia otra como resultado de una genealogía de respeto por nuestras autonomías, libertades y derecho a decidir. El slogan “salvemos las dos vidas” resulta inverosímil cuando al menos dos de nosotras muere por mes, en las sombras, sin datos oficiales ni políticas públicas, consecuencia de la clandestinidad del aborto. Por eso decimos que #LaClandestinidadNoSeFesteja.

Ahora nosotres decidimos en las urnas y exigimos, en plena campaña electoral, el debate y aprobación del proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en Argentina.
 

Educación sexual para decidir
Anticonceptivos para no abortar
Aborto legal para no morir

#EstamosHaciendoHistoria
#LaClandestinidadNoSeFesteja

Por Jimena Marín / Fotos Leandro Fernández y Jo Thomatis

Contanos que te pareció