Chinoy y Locomático

De locos solitarios

Por Pao Sparta / Fotos Aisha Maya Bittar

Música Entrevista / 21 NOV 2016

En un concierto muy íntimo, Chinoy volvió a la provincia para dar un repaso por canciones de sus dos discos y algunas inéditas también. Previamente pudimos disfrutar de nuestro querido Locomático.

Locomático y Chinoy lo hicieron de nuevo. El jueves 17 de noviembre, con un clima entrañable y distendido, el Espacio Cultural Julio Le Parc se llenó de una melancolía e introspección que a veces resulta necesaria para bajarle un cambio a la rutina vertiginosa y el fin de año que se aproxima.

Ambos artistas son cantautores con un género arraigado en la trova y el folk que vienen recorriendo hace tiempo las calles con su música, y militando siempre desde lo autogestivo. Chinoy es de Valparaíso, Chile, y desde hace más de diez años que viene desperdigando sus canciones por diferentes partes del mundo, sobretodo Latinoamérica. Y Locomático, proyecto solista de Matías Locomático, de procedencia mendocina, también tiene un prontuario musical interesante que ha sabido demostrar en varias regiones.

De la unión nace la fuerza dicen por ahí, y no es menor el caso de estos amigos, traídos por el hermoso Colectivo de artistas y bandas autoconvocadas Wanaku, que cada vez que se juntan logran generar una especie de sinergia que se condensa en su música y estilo y ocasionan sentimientos de hermandad.

Locomático subió primero al escenario, sólo con su guitarra, quien hizo un repaso de varias canciones, algunas de su disco grabado en Valparaíso Puerto Zonda. Disco Pirata y otras que esperemos estén en su nuevo material, próximo a editarse. “Vivir y dejarse llevar”, “Una noche en Santa Fe”, y un cover de Los abuelos de la Nada “Mil horas”, fueron algunos de los temas que pudimos disfrutar, así como también la presencia de dos músicos amigos que lo acompañaron en algunos momentos, Miguel Perez en trompeta y Pablo Lucero en bandoneón.

Llegado el turno de Chinoy, quien estuvo en compañía del gran guitarrista Emma Safrainski para compartir sus canciones en un formato electro acústico, comenzó con “Pero Dionisio”, al que le siguieron algunos temas de su segundo disco De loco medieval como “Dulce amor” y “Nacido aquí”.

Chinoy tiene un método muy particular y virtuoso para tocar la guitarra, en el que sus cuerdas tienen una resonancia mucho mayor y esto hace darle una presencia más central y notoria al instrumento, que a veces se torna desgarrador de lo profundo que puede llegar. Por esto los temas en su mayoría tuvieron primero una intro larga de bellos acordes para luego dar comienzo a su voz.

A Chinoy se lo pudo ver muy contento y agradecido de pisar tierra mendocina, brindando con una buena botella de vino. Obviamente no faltó la ocasión para compartir a dúo con Locomático la canción “Riendo para no llorar”, y también algunos de sus clásicos, como “Klara”, “Vamos los dos” yMaría de la Paz”.

Casi finalizado el encuentro nos regaló un último tema sólo él y su guitarra, quizás el más significativo, por lo que representa ese paraíso y patrimonio chileno que tanta fascinación, asombro y admiración deja al que lo visita… “Valpolohizo”. Mientras afuera, casualidad o no, la luna menguante nos despedía más brillosa y gigante que lo habitual.

«Puerto de llamas, de la bulla, de la nube colorada, subo en bajada, se ve lo que se ve, se ve lo que se ve, se ve lo que se ve… »

 


Por Pao Sparta / Fotos Aisha Maya Bittar

Contanos que te pareció