Año Nuevo del Sur

El sol más esperado

Por Priscila Jardel Castello / Fotos Leandro Fernández

Cultura Entrevista / 21 JUN 2018

El sábado 23 y el domingo 24 de julio a las 21:30 se celebra el Año Nuevo del Sur en el Teatro Independencia conmemorando el Solsticio de invierno.

Escuchala completa

En esta época es cuando la Tierra se encuentra en el punto de mayor distancia del Sol, esto marca el solsticio de invierno, como inicio de un nuevo ciclo anual, el mismo se realiza desde épocas remotas y hasta la actualidad por los pueblos originarios, Inti Raymi, de la cultura Incaica; Wetripantru, de la cultura Mapuche entre otras.

Es por ello que en el Teatro Independencia se celebrará el Año Nuevo del Sur con un espectáculo integral en conmemoración del solsticio de invierno como inicio de un nuevo ciclo en el hemisferio sur que contempla varias disciplinas como la danza, la música, el teatro y las visuales.

Miguel Ángel “Patán” Purpora y Camilo Lihue, son parte de la organización y nos contaron sobre los procesos de la tierra y por ende de nosotrxs, los seres humanxs y, además, comentaron detalles sobre la celebración que tendrá lugar en el Teatro Independencia.

Patán comienza explicando que el solsticio de invierno “es lo que nos corresponde a nosotros, los que vivimos en el hemisferio sur, tomando al sol como única fuente de energía, que es lo que nos da la vida. El sol existe cerca o lejos, es lo que nos da la vida. En este momento se encuentra más alejado del hemisferio sur, la vida está en un momento de reposo, los agrícolas están preparando la tierra para sembrar y es absurdo pensar que el año empieza y termina cuando el fruto ya está maduro y no cuando se siembra. Con esa intención de estar en sintonía con el universo, surge esta celebración.”

Es en este momento, cuando la vida en la Tierra comienza, como cualquier semilla que germina y empieza a crecer, este es el momento de agradecer y festejar. Es por estas razones que se celebra El Año Nuevo del Sur, como inicio  de un nuevo camino que recorreremos a lo largo del año y que está representado en la Chakana, cruz andina. Semilla que se rompe, crece y florece en primavera, para luego dar sus frutos en verano y soltar sus hojas en otoño, y quedar con el tronco desnudo para comenzar nuevamente otro ciclo a partir del invierno.

“La propuesta es observar, observar las plantas, observar nuestro cuerpo, ver que hay más horas de oscuridad, observar que uno está en un momento de quietud físicamente.  El ser humano forma parte de un sistema vital y forma parte de un universo, donde sin nosotros el universo seguiría igual, en cambio nosotros, sin él no. Dependemos de todo lo que nos rodea, las otras especias, el sol, la luna. Tenemos las malas costumbres nos hacen celebrar el año nuevo en diciembre. Todo esto nos demuestra que tenemos falta de sintonía.”

Lamentablemente estos conocimientos no son brindados en las escuelas, ni en la mayoría de los hogares de América Latina. La colonización, la inmigración europea, la globalización, en capitalismo que se alimenta de cada Navidad y año nuevo (del norte), entre otras tantas etapas de la historia, han logrado separarnos de los ciclos vitales de nuestro planeta, enajenándonos y dejándonos huerfanxs…

Más allá del capitalismo, los pueblos originarios, los más cercanos como huarpes y mapuches, celebran en esta época del año el We Tripantu o Wüñol Tripantu; o el  Inti Raymi de la cultura Incaic. Así desde épocas ancestrales, niñxs, mujeres y hombres, pasaban la noche oyendo contar las historias de su pueblo, a cargo de los sabios ancianos y al amanecer, celebraban el año en esta época.

El sábado 23 y el domingo 24 de julio a las 21:30, podremos disfrutar del espectáculo, que reúne a músicxs, bailarinxs, actores y actrices, poetas y artistas plásticxs, quienes se juntan con la intención de festejar un nuevo inicio del ciclo vital.

Lihué Camilo, es quien estuvo a cargo de los textos de esta celebración, que en esta caso gira en torno de las “ofrendas”. “ Queremos revalorizar el volver a agradecer en el dia a dia. Con tanta rutina, tanta celeridad, con tanta velocidad , nos olvidamos de agradecer todo lo que tenemos, la familia, la materialidad, la espiritualidad, la familia, los amigos, el agua todavía limpia, el aire todavía limpio… Un poco se trata también de reconocer lo que tenemos y entender que no hay nada que agregar ni nada que quitar. Ese estado de agradecimiento trae mucha paz; sobre todo en un mundo que viene con tanta convulsión, con mucha violencia.”

Naturalmente, se celebra el día más corto y la noche más larga del año, a partir del cual la vida se regenera y da inicio a un nuevo año en el sur del planeta. Volver al punto donde el sol se encuentra lo más alejado de la tierra le lleva 365 días, por los cuales transcurren muchos acontecimientos, calor, frío, lluvias, sequías, granizo, nieve, tempestades y calma.

“Entonces a partir que uno empieza agradecer, comienzan a cambiar las frecuencias, las frecuencias del pensamiento que se expanden como una en el agua, empiezan a hacer efecto, uno empieza a pensar diferente y a atraer otro magnetismo. Así es como con la ofrenda uno agradece, agradece con la hoja de coca que es como el puente del mundo de lo visible al mundo de lo invisible desde el mundo andino, el maíz que es el alimento y también las flores, para pedir ese florecimiento para el nuevo año.”

Por eso el espectáculo, que ya va por su XVI edición en Mendoza, es una invitación a vivenciar la comunicación con la naturaleza y armonizarnos con el lugar y el tiempo que nos tocan vivir a través de una experiencia artística.

“Entonces con la ofrenda uno llega  a un punto y hace un dibujo, porque también se trata de jugar y sanar con lo simbólico, la magia está en eso, en los símbolos, uno puede elegir, tomar decisiones, entender que en la ofrenda está lo mejor de nosotros, está el arte, el amor y con esta ofrenda le agradecemos a la tierra, que nos alberga.”

Este Año Nuevo del Sur, se viene sintiendo con muchos cambios, energía y renovación, no te pierdas la posibilidad de darle un buen comienzo y ponerle todo de vos para que dé buenos frutos.

La entrada general costará $150 y podrá adquirirse en la boletería del teatro, Chile y Espejo de Ciudad. También las podés conseguir on line en www.entradaweb.com 

 

Fotos archivo #CoberturaSR junio 2014


Participan en esta edición:

Participan en esta edición:

  • Dirección de Actores y Puesta en Escena: Gabriela Psenda.
  • Textos: Camilo Lihue Rivero.
  • Video: Carlos Canale y Patán Púrpora.
  • Diseño Escenográfico e Iluminación: María José Delgado y Fredy Malisani.
  • Diseño Gráfico: Marcelo Drago.
  • Artes visuales y sombras: Teresita Lavarello.
  • Danza Ballet: “Raíces”, bajo la dirección de Vicente Mamani.
  • Músicos en Escena: Músicos: “Willi” Fabre, Francisca Figueroa, Leonardo Martínez, “Coco” Best y Nahuel Jofré .
  • Programaciones Sampler y Percu Electrónica: Leo Martínez, Fede Flores.
  • Bandas de Sikuris: Picuñi Mapu, Huevo de Cóndor, Ch´ama Pacha y Katutas Warmis Sikuris.
  • Actores: Federica Bonoldi, Denis Arnaez, Marina Sananes, Bárbara Escot, Neftalí Villalba, Soledad Soria, Daniela Moreno.
  • Filmación: Franco Perosa.
  • Fotografías: Matías Latorre y Nicolás Latorre.
  • Esculturas: Eliana Bouyer.
  • Dirección General y Producción Artística: Sebastián Alcaráz, María Eugenia Moreno, Quique Öesch, Raúl Rivero,  Carlos Canale y Miguel Ángel Púrpora.

Por Priscila Jardel Castello / Fotos Leandro Fernández

Escuchala completa

Contanos que te pareció