Ioshua

Haceme un pibe

Por María José Thomatis / Fotos Leandro Fernández (AireSR)

Cultura Crónicas del pájaro azul / 31 MAY 2018

En la primera entrega de Crónicas del Pájaro Azul nos metemos de lleno en la obra del poeta puto y villero que cambió para siempre las letras argentinas.

Estoy enamorada y me rompen el corazón. Entonces mis horas de Internet las reparto entre trabajo y lectura de poesías de desamor. Inevitablemente, cómo una cosa del destino, me encuentro con los poemas de Ioshua. Lo leo por primera vez y es como si lo llevara adentro mío desde siempre. Y ya siento que el desamor duele pero no tanto.

Googleo su origen y lo primero que siento es tristeza porque está muerto y murió joven. Después me entero de que fue un poeta nacido en la provincia de Buenos Aires entre 1977 y 1982, los portales no son muy precisos. Lo que sí entiendo con precisión es que fue una persona que entró en el mundo de las letras para darlo vuelta e instalar una discusión que nos hace repensar nuestras preconcepciones de cómo es el mundo.

Antes que nada fue poeta: un poeta puto enamorado de los pibes de la villa. Un poeta villero, con lenguaje villero y el corazón destrozado por la pobreza, el abandono y la violencia. Pero además fue dibujante, dj, cineasta, performer, actor, fotógrafo. 

Realmente sentó un precedente en el mundo literario, marcó un antes y un después en el que se paró frente al mundo para decir: soy puto, soy villero y soy poeta. Eso le valió toda una vida de discriminación, abandono, pero también lo guarda la historia como un hombre que le puso voz a todes les pibes que no se animan a mostrarse así, contrarios a este sistema heteronormativo.

Fue un gran activista por los derechos sexuales y de los pobres. A través de sus creaciones denunció al sistema y se rió de la vida burguesa, de la familia patriarcal. Dejó una obra literaria y pictórica maravillosa.

Todo lo hizo por amor, o por falta de. Lo único que quería era que "le hicieran un pibe", pero resultó que él fue el pibe que se va a quedar para siempre grabado acá, en el costado izquierdo, donde se guardan el corazón y la lucha.

Por María José Thomatis / Fotos Leandro Fernández (AireSR)


Haceme un pibe

Haceme un pibe
yo te prometo
una casa
un jardín
un perro
una cena caliente cada noche
y cada mañana las sabanas desechas.

Wacho haceme un pibe
yo te prometo
dejar la gilada
bajar el escabio
y no volver a enamorarme de ningún otro nunca mas.

Wacho por favor haceme un pibe
yo te prometo
una casa
un jardín
un perro
un hijo al que ambos llamaremos por el mismo nombre.

Haceme un pibe
y te prometo que nunca más estaremos solos
ni vos ni yo ni él.

Ioshua 

Sobre Jo Thomatis

Sobre Jo Thomatis

Antes que nada soy feminista y una bicha radial. Fotógrafa, periodista y lo que llamaría "una simple entusiasta del arte". Amo la fotografía, las letras y la música. Leo mucho y a veces me animo a agarrar el lápiz (siempre con la goma en la otra mano). Soy una activista política por los derechos humanxs que busca gritos revolucionarios en el mundo artístico para ponerles el megáfono.

Contanos que te pareció