La felicidad

La delgada línea

Por Priscila Jardel Castello / Fotos Leandro Fernández

Teatro Entrevista / 24 NOV 2016

El jueves 17 de noviembre se realizó la última función del año de "La felicidad", obra escrita por el guionista, dramaturgo y director de teatro argentino Javier Daulte y dirigida por Ariel Blasco.

Para hablar de La felicidad, primero debo contarte sobre Javier Daulte, su autor,  quien es responsable de algunas de las obras más estimulantes del teatro argentino de los últimos años, como “Nunca estuviste tan adorable” y “Bésame mucho”, entre otras tantas. También se ha dedicado a escribir guiones para TV, como por ejemplo una de las comedias dramáticas más premiadas del 2010 como fue: “Para vestir santos”.

Partiendo de esta base, el segundo paso es comentarte acerca de el director que toma esta obra y la hace aún más maravillosa. Ariel Blasco, es actor, director de teatro y realizador audiovisual. Es por eso que su estilo es cinematográfico, elige espacios poco convencionales para sus obras, como una cosa o el buffet de un teatro y los actores y actrices con quienes trabaja, son verosímiles, lo cual no es poca cosa...

En su trayectoria encontramos: la consolidada“Reflejos” (2013), de Matías Feldman; su celebrada saga de Sci Fi “Biónica” y “El vuelo del dragón” (2010); y “SchultzundBielerundSteger”, aquella obra de Feldman que lo lanzó al camino de la dirección, en 2008.

A diferencia de estas obras, en La felicidad se da un juego en donde lxs espectadores tienen la posibilidad de quedarse en el relieve o hacer una lectura más profunda que lleva al análisis y a la reflección. “El espectador empieza viendo una obra pero la realidad es otra. ‘La realidad real’, valga el término, se nos devela al final”, cuenta “Arielazo”.

La dramaturgia es una “colección de mamushkas”, un juego de ficción dentro de ficciones. Obsesionadxs por la felicidad de su hija Rosa, interpretada por Guadalupe Carnero (premiada en el Fiesta Provincial del Teatro por su interpretación en "Algo de ruido hace”), estos padres, Omar y Fina (Silvia del Castillo y Carlos Romero) aceptan llevar adelante su plan: raptar al joven de quien ella está enamorada, interpretado por Gonzalo Bendelé que encarna el papel de Sergio para engañarlo y hacerle creer que son la familia perfecta.

El condimento que hace que este drama sea una mezcla de sensaciones encontradas se lo da Diego Quiroga con una enorme actuación desempeñando el papel de un personaje distinto a lxs demás. Cerrando este enorme elenco, en la voz en off, acompaña Mónica Borré.

Los ambientes creados por la escenografía realizada por Andrés Guerci, el diseño lumínico a cargo de  Marcelo Ríos y Carlos Croci y el sonido impecable de Fernando Veloso y Blasco, hacen de esta obra un momento único.

La felicidad, es una comedia dramática sobre el amor eterno, las obsesiones, las pasiones y la ingenuidad. Es una pieza teatral donde el público empieza viendo una obra y termina viendo varias a la vez. Una historia que con humor interpela al ser humanx desde sus sentimientos más “puros”, y nos hace ver hasta qué punto somos capaces de mentir (y de mentirnos) para ser “felices”. Un relato que te deja pensando y riendo a la vez.


Por Priscila Jardel Castello / Fotos Leandro Fernández

Contanos que te pareció