Educación Sexual Integral

"La escuela se convierte en garante de derechos"

Por Jimena Marín / Fotos Leandro Fernández

Género Entrevista / 07 NOV 2018

Ante el actual cuestionamiento a la Ley de Educación Sexual Integral en todo el país, en Sin Retorno buscamos respuestas certeras y concretas.

Escuchala completa

En el marco del amplio diálogo que generó la presentación del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo en el Congreso Nacional, se abrió la discusión sobre causas de embarazos no deseados, modos de prevención e información de salud pública. Así fue que con datos estadísticos y, también desde la experiencia de diversos actores sociales, se evidenció que la Ley de Educación Sexual Integral, sancionada en 2006, lejos se encuentra de ser efectivamente implementada en todos los niveles educativos. A continuación, se instaló en la opinión  pública la discusión sobre sus contenidos, la capacitación del personal docente para llevarla adelante y otras críticas más. Resurgieron por parte de los sectores más conservadores y religiosos mitos, mentiras, absurdos respecto de la Ley inverificables pero muy viralizados. 

Para traer un poco de luz ante tanto dicho, en Sin Retorno invitamos a la coordinadora del programa ESI en Mendoza, Griselda Flores.

Derecho a la información

Consultada sobre la importancia de la Ley en el sistema educativo, Griselda Flores especificó:

“Como individuos somos seres sexuales y sexuados desde nuestro nacimiento y hasta el fin de nuestros días. Esta Ley está enmarcada en la protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes. Mientras antes se consideraba que la sexualidad era un tema privado y de las cosas que tenían que ver en la intimidad, ahora la escuela se convierte en garante de los derechos y habilita la escucha”.

Al respecto, Griselda señaló que la provincia de Mendoza se ha impuesto tres ejes: la prevención del embarazo no intencional, del abuso sexual infantil y de la violencia hacia las mujeres. Y advirtió la importancia de atender a los conceptos ‘educación’ e ‘integral’,

“Porque esto se da en la escuela y tiene que ver con contenidos a enseñar y a aprender. Y estos siguen criterios de universalidad, que por más que se ajusten a cada institución, a cada ideario y a cada convicción, tiene que haber una variable común para brindar igualdad de oportunidades del acceso a la información y también que después se pueda elegir, en base a esa información”, sostuvo.

Respecto de estos contenidos, la coordinadora de ESI en Mendoza, manifestó que desde la aprobación de la Ley se han desarrollado avances, cambios, nuevas leyes, que exigieron modificaciones e incorporaciones en las temáticas a abordar en las escuelas. Por ello, este año el Consejo Federal de Educación creó y definió núcleos de aprendizajes prioritarios para cada nivel, incluyendo sus conceptualizaciones y los ejes en los cuales se trabajan las mismas. Ese material es de acceso público, para que quien guste pueda consultarlas.

Griselda destacó, entonces, el amplio alcance que tiene la implementación de la ESI en las escuelas, ante diversas situaciones cotidianas que exigen abordar temáticas abordadas por ella.

“Se asocia la ESI sólo a lo sexual-genital-reproductivo y no se piensa en lo cotidiano. Se busca empezar a separar la sexualidad de exclusivamente de lo reproductivo. Se trabaja también la gestación, el embarazo, pero no es exclusivamente adonde apunta. Por eso se trabaja desde el nivel inicial hasta el superior”, formuló.

Y en esta línea, un aspecto no menor reside en que la nueva resolución incluye la formación en ESI de lxs nuevxs docentes. Las primeras capacitaciones comenzaron en 2007, apenas aprobada la ley (y en eso la provincia fue pionera) en formato de talleres masivos.

El 30 y 31 de octubre Mendoza fue seleccionada para realizar unas jornadas de ESI con la finalidad de formar equipos referentes institucionales en educación sexual integral. De esta manera, la responsabilidad excede a docentes individuales, extendiéndose a un equipo de trabajo que, simultáneamente, puede multiplicar los saberes al interior de la institución. Para ello se trabajó con docentes voluntarixs y también con las áreas directivas de las escuelas, eslabón fundamental para garantizar la efectiva implementación.

“La ESI no va en contra los valores y principios de la iglesia y de la familia. Todos los materiales que utilizamos fueron acordados por distintos credos en su momento, fueron debatidos y tienen una secuencia didáctica”, destacó.

Por otra parte, la coordinadora provincial planteó que una investigación de UNICEF advirtió que mientras en el nivel primario estas temáticas son charladas en la familia, lxs estudiantes secundarixs se reúsan a conversarlo con sus padres y madres, por lo cual el valor de tratarlo con datos científicos y certeros en la escuela es de mayor relevancia aún.

Opositores y enemigos de la ESI

Bajo la consigna #ConMisHijosNoTeMetas, diversos sectores de la sociedad se niegan a que niños, niñas y adolescentes reciban Educación Sexual Integral en sus escuelas. Los argumentos al respecto giran en torno a supuestos contenidos “ideologizados” que incitan a confundir la orientación e identidad sexual de lxs estudiantes, que promueven prácticas sexuales tempranas y, en algunos dichos, que incitan a tocarse o masturbarse en clase a lxs alumnxs.

En este punto, Griselda señala que este posicionamiento surge de la desinformación y de un manejo malintencionado, en gran parte de los casos. Y resalta,

“La información siempre es poder. Si los niños y niñas de jardín aprenden que hay partes privadas que no me las puede tocar nadie (…) y que si hay cosas que me incomodan las tengo que decir, eso da poder a un niño y una niña. Hoy no hay más casos, es que se habilita la escucha. La escuela, como garante de derechos, tiene que creer en lo que dice ese estudiante y hacer las acciones pertinentes para la intervención de la justicia”.

Finalmente, Griselda recordó que en el portal de la Dirección General de Escuelas posee un micrositio de ESI, donde se encuentran a disposición de cualquier interesadx todos los materiales. Acceder a ellos posibilita que si existe alguna persona que busca realizar cualquier tipo de “adoctrinamiento” por afuera de lo establecido, se debe realizar la inmediata denuncia, de modo de habilitar el seguimiento y la sanción correspondiente a quien incurre en dicha práctica. Sin embargo, destacó que hay muchos rumores respecto de acciones incorrectas pero ninguna denuncia concreta ni hecho comprobado.

Por Jimena Marín / Fotos Leandro Fernández

Escuchala completa

Contanos que te pareció