Rosana Lopez

La magia y sus hilos

Por Majo Fernández / Fotos Leandro Fernández

Cultura Cobertura / 28 OCT 2018

La marionetista Rosana López logró cautivar a muchxs mendocinxs en la Feria del Libro con dos creaciones inspiradas en los libros de Liliana Bodoc.

En un año muy movilizante para el arte es reconfortante encontrarse con el trabajo de una gran luchadora y creativa. Rosana López es la gran hacedora de la Compañía “El alma en un hilo”, trabaja hace mucho tiempo en nuestra provincia creando marionetas que son portadoras de una gran exquisitez en sus movimientos, en sus mensajes y en su realismo.

“En la construcción de personajes estoy sola. Yo diseño y preparo. Luego convoco a lxs marionetistas”.

En la edición 2018 de la Feria del Libro en homenaje a Liliana Bodoc fue imposible no perderse en las miradas de Nakín y Piukemán. Estos dos personajes fueron los elegidos para representar la maravillosa Saga de Los Confines a través de sus intervenciones diarias.

Además de las manos de Rosana, Suelen Turibio fue también la encargada de darle vida y movimiento a estas marionetas. Esta artista y música brasilera confesó haberse enamorado de estos personajes y de los escritos donde nacieron. Ella vivió en la provincia los dos últimos años y sintió esta experiencia como algo inolvidable. Para “Roxi” el trabajo de su compañera fue “impecable”.

Lxs grandes protagonistas

Como te mencionábamos anteriormente los grandes protagonistas fueron Piukemán y Nakín. Piukemán es un guerrero husihuilke. En la Saga de Los Confines este personaje se caracteriza por su mirada, profundidad, curiosidad y por estar destinado a ver por los ojos de Halcón. Por su parte Nakín pertenece al clan de los búhos y su personaje está muy vinculado con la historia y las memorias. En ambas marionetas se retrataba a la perfección estos rasgos tan propios de su esencia. Para Rosana llevar ha cabo este trabajo ha sido una oportunidad única, desde su rol creativo hasta su rol como lectora. Además tuvo la suerte de contar con el apoyo y asesoramiento de la familia Bodoc. 

“Hacer esto era un sueño. Poder materializarlo ha sido de lo más maravilloso que me ha pasado en mi historia artística”

Luego de la muerte de Liliana Bodoc en febrero, Rosana comenzó a dibujar en diversos papeles personajes la saga y vió que podían ser marionetas. Allí comenzó a realizar collages, a diseñar comandos, formas de movimiento y a aplicar un poco de todo lo que fue aprendiendo en tantos talleres que presenció.

“Yo no la conocí a Liliana, la vi mil veces pero siempre me dio mucha vergüenza molestarla para saludarla. Me costaba encontrar las palabras para decirle lo que significó en mi vida. Ella abrió un camino a la magia. Cuando una está un poco oscura, se pierde la magia y es muy difícil transitar el arte sin magia. Leer la saga fue una bisagra en mi carrera, la saga me iluminó el alma para siempre”

El público del disfrute

Estas intervenciones artísticas llegaron a la feria del libro por una convocatoria que hubo para editoriales. A Rosana le pareció interesante presentar su idea y elegir azarosamente dos de los personajes en los que venía pensando. Así logró ser seleccionada para tener su espacio en los diez días que duró la Feria del Libro en el Espacio Cultural Julio Le Parc recibiendo a diario devoluciones llenas de afecto.

“Fue increíble la respuesta de niñxs y adultxs. Ha sido maravilloso. Lxs que habían leído la saga reconocían los personajes y sino nos preguntaban quienes eran. Muchos nuevxs lectorxs se sumaron después de conocer los personajes. De hecho en los stand de abajo se acabaron los ejemplares de Los días del Venado. Es maravilloso ver el brillo de en la mirada de nuevos lectores y lectoras con la garantía de que van a amar la saga porque una puede recomendar ciegamente a Liliana”

Próximos trabajos

En momentos de resistencia artística Rosana es ejemplo de militancia y lucha a través de su arte. Estamos en una situación en la que es fundamental el decir y el poder expresarse. En este contexto los planes en un futuro cercano se vieron modificados.  

“En el taller estábamos trabajando en una nueva obra que se iba a estrenar en teatro pero la pusimos en pausa por que el viento cambió de rumbo y hemos decidido construir personajes maravillosos y mágicos para ser presentados en las calles de Mendoza, el nuevo rumbo de la compañía es llevar a la calle lo mejor que tenemos”

Como definió la misma Rosana, esta feria fue “sanadora”. No hay nada más mágico que la conjunción entre libros, arte, recuerdos, poder compartir y tener ganas de decir. Difundiendo, disfrutando y apoyando estas manifestaciones artísticas también le estaremos rindiendo homenaje a la inolvidable Liliana Bodoc.


Por Majo Fernández / Fotos Leandro Fernández

Contanos que te pareció