Milka Durán

La voz que deja huella

Por Priscila Jardel Castello / Fotos Diario UNO

Cultura Opinión / 07 FEB 2018

Milka no sólo es una de las voces más reconocidas de Cuyo, sino que, además, significa la vuelta a momentos compartidos, a historias vividas, a recuerdos que marcaron nuestra existencia.

En 2016 empezamos a hacer entrevistas a personajes que admiramos, relacionándonos de manera más íntima con ellxs, haciendo que las charlas sean un puente para conocer a la persona que tenemos del otro lado y, claramente, una de esas personas fue Milka.

Esa voz tan característica que representa el momento más espectacular de la historia de nuestra radio, esa “época de oro”, ese reunirse en familia o con amigxs para escuchar, para que la magia empezara, para compartir con otros miles! Qué hermosas palabras no? escuchar, compartir, reunión… Todo eso siginifica Milka, y en lo que respecta a nosotrxs, esas palabras son también las que describen la radio.

Allá por el 2016, Milka nos contaba que faltaba poco para cumplir 88 y nos relata su historia de cómo la radio se convirtió en parte de su vida, ya que a los 10 años empezó a trabajar allí.

“La radio no significaba nada, nada más que mi mamá dejara de trabajar de empleada doméstica

Llega a la radio por una fila que ve en la calle, donde repartían leche y café, sólo debia contestar  una pregunta, eso cambiaría su vida para siempre.

“Ensayaba papeles en mi casa para no quedarme sin laburo, mi mamá había días que venía con las manos lastimadas, de lavar la ropa de los patrones y a mi eso me dolía”

Su historia es como un cuento de hadas, casi mágicos los sucesos que la llevan a la radio y a nuestros oídos. Una niña de 10 años comenzaba a conquistar a la provincia. Con ella se van historias, partes de cultura con detalles que sólo Milka podía contar como ella sabía…

La charla sigue y nos damos cuenta que algo de esa niña la acompañó siempre, y es que todo detalle y todo descubrimiento es algo que se grabó en su memoria y quedó como inmóvil allí. Con sus ochenta y tantos no había perdido esa ingenuidad y ganas de seguir trabajando.

Milka representa la fuerza de la radio, su esencia, su potencia y también su vulnerabilidad. Se va pero nos deja su humildad, tan transparente como su voz. Vale preguntarnos si estamos preparadxs para reconocerla como se debe…

“La radio nunca morirá”.

 

Por Priscila Jardel Castello / Fotos Diario UNO

Contanos que te pareció