Suena Tremenda

Mujeres de escenarios tomar

Por Jimena Marín / Fotos Leandro Fernández

Música Entrevista / 22 NOV 2018

En un año de mucha movilización y encuentro sororo, también se organizaron las mujeres de la música argentina. La cosa recién empieza pero ya “Suena Tremenda”.

Escuchala completa

El 2018 ha significado para los movimientos de mujeres en la Argentina, y también en el mundo, un hito de unión y de visibilización de problemáticas históricas que los atraviesan. Desigualdad de salarios, limitación para alcanzar espacios de toma de decisión y de poder, abuso y acoso sexual por parte de varones reconocidos y famosos a compañeras (de la música, del cine y la tv, entre otros ámbitos) o a seguidoras y/o aspirantes a puestos de trabajo. Año cuyo eje fue el intenso y profundo debate sobre la necesaria legalización del aborto (con múltiples expresiones de mujeres públicas a favor) y el actual apoyo a la implementación efectiva de la Educación Sexual Integral en todos los niveles, ha significado, sin dudas, un avance sin retroceso social posible.

Y el arte, espacio innato de resistencia, de creación crítica y cuestionadora, es imposible que fuera inmune a esto. Mucho menos cuando sus protagonistas son mujeres que transitan este presente, surfean la marea verde, la cuarta ola, el abrazo colectivo y sororo del feminismo.

En este marco surge Suena Tremenda  y para relatar su génesis y su búsqueda invitamos a Sin Retorno a dos de sus integrantes/gestoras: Gina Luco y Valentina Morán.  

Suena Tremenda

Para comenzar a explicar de qué se trata esta propuesta, Gina Luco nos dijo:

“Surge de la necesidad de mujeres que estamos en el ambiente cultural, en diferentes roles, de exhibir nuestro trabajo como mujeres. Con la idea de visibilizar espacios producidos y hechos por mujeres”.

Con casi medio año de historia, este colectivo ha ido pensando actividades y espacios, revisando formatos y generando, mayoritariamente, conversatorios con referentas de la música, tales como productoras, fotógrafas, periodistas y artistas, para poner a discusión el rol de las mujeres en el arte. Cada uno de estos eventos, con su correspondiente cierre musical, interpretado por otras mujeres.   

Y para noviembre se propusieron un taller para formarse entre mujeres artistas, desde la propia perspectiva de las mujeres. En el decir de sus gestoras,

“desde una mirada que piense cómo generar contenido que no sea machista, que no reproduzca lógicas que violentan e invisibilizan nuestro trabajo, nuestros espacios”.

Suena Tremenda está compuesto por cuatro féminas poderosas y comprometidas: Mariana Parawuay, música; Gina Luco, Valentina Morán y Romina Cano, productoras del espacio.  

Por la Ley de Cupo Femenino en eventos musicales  

El cambio de paradigma, las nuevas relaciones de poder y el papel de los medios digitales son puntos de inflexión para mover las viejas estructuras, describir y reescribir los espacios que conforman la trama social y cultural de nuestra sociedad con perspectiva de género, haciendo foco en la participación de las mujeres y el colectivo LGTB.

Por ello, un conjunto de músicas de Buenos Aires, en relación con otras de diversas provincias, comenzó a analizar la ausencia de mujeres en escenarios importantes como, por ejemplo, el Cosquín Rock.  Se relevó, más detalladamente, esta data en diversos festivales y eventos musicales del país y, con alarmantes números en mano, las artistas  coincidieron en la necesidad de una ley de cupo para achicar la desigualdad de oportunidades a la hora de expresarse sobre un escenario. Una ley para hacer frente a la reproducción de prejuicios en el campo de la música enmarcados en la cultura patriarcal muy evidentes en Argentina en general y, sobre todo, muy marcados en el rock argentino.

El trabajo se realizó con una socióloga especializada en música y fue presentado por la senadora nacional por Mendoza, Anabel Fernández Sagasti, en el Congreso. Además, contó con el seguimiento y compromiso de las artistas que fueron, puerta por puerta de lxs respectivxs legisladorxs, explicándoles el proyecto y la necesidad de obtener firmas previas a la presentación formal en el Senado. Con ello, el proyecto llegó con 15 firmas al recinto.  

De esta manera, lo que el texto propone es que se respete un 30% de cupo femenino en festivales y espectáculos musicales. Asimismo, Valentina destacó la importancia de que las mujeres músicas se registren en el INAMU – Instituto Nacional de la Música- órgano regulador de dicho proyecto. La tarea es muy sencilla y solo implica llenar un formulario en la web del Instituto, de manera ágil y dinámica.

“Necesitamos entes que regulen, que den cuenta que existimos, que estamos trabajando, que movemos la industria cultural. Porque hay un gran mito de que las mujeres no cortan tickets”, advirtió Gina.

Lo personal siempre es político

Durante su paso por el Aire de Sin Retorno, Gina y Valentina dejaron la invitación para dos importantes actividades que habían organizado en el marco de la formación de mujeres de la música mendocinas. Para llevar adelante ambas, invitaron a dos referentas y especialistas del ámbito de la comunicación cultural feminista: Julia Mengolini y Gabriela Borrelli.

La primer actividad diagramada que Suena Tremenda impulsó fue un Taller, denominado  “Comunicación y contrahegemonía”, dictado por las periodistas de reconocido medio Futurock y dirigido, fundamentalmente, a periodistas, gestoras culturales y artistas. La segunda, la presentación del libro de Gabriela Borrelli, “Lecturas Feministas” en el Teatro Selectro.

Impensado para la época en que vivimos, por las invitadas a estas actividades y el objetivo que guía a Suena Tremenda, el dueño de espacio donde se coordinó el Taller “Comunicación y contrahegemonía”, a minutos de comenzado el mismo, silenció el micrófono a las periodistas. Su excusa pública, y claramente violenta, dio cuenta de que es Campus Olegario (espacio de su pertenencia) no se habla de política y, por tanto, no permitiría que se continuara con ella.

Desde sus redes, Suena Tremenda relató lo ocurrido con un claro posicionamiento:

Lamentablemente, Campus Olegario no es un espacio que fomente la libertad de expresión, el intercambio de ideas, el trabajo y la construcción de redes solidarias, o al menos no con nosotras. Por el contrario, optó por censurarnos, siendo que estaban en pleno conocimiento de la temática del taller y de quiénes eran las disertantes.

Lo personal es político, toda acción es política, y la censura es un claro acto político y de violación a la libertad de expresión. Desde Suena Tremenda trabajamos para generar espacios diversos, plurales, donde se respeten las diferencias. Estamos convencidas de que la libertad de expresión es la forma de construir cultura, una cultura no sexista, feminista, y como mujeres estamos comprometidas con la transformación de nuestra provincia, desde la responsabilidad sobre lo que decimos, pensamos, hacemos y vamos a seguir haciendo”.

Sin embargo, no todas son malas en el balance. A pesar de este indeseado momento, ambas actividades contaron con muchísimo público y excelente intercambio y repercusión. También fue exitosa la participación del público en el Conversatorio con el que participó Suena Tremenda en la Feria de la Música,  con la presencia de Natalia Calderón, periodista, Paula Casciani, música integrante del MIMM y Gisela Levín, del Colectivo Grita.

Y eso no es todo. La ciberacción impulsada por Suena Tremenda en Mendoza, solicitando a Movistar  que incluyera en su grilla del Movistar Free Music Mendoza 2018, que se realizaba en el Parque San Vicente de Godoy Cruz con la presencia en el escenario de Babasónicos, El Kuelgue, Massacre y Mi amigo invencible, obtuvo una respuesta positiva. Movistar incorporó al line up de la noche a  Lucy Patané, multiinstrumentista, productora y agitadora cultural porteña, con presencia en diversos bandas y producciones, como Las Taradas.

El camino recién comienza y, aunque con las dificultades son palpables, nada ni nadie puede detener la energía de las mujeres organizadas ni el estrepitoso y potente agite que carga consigo Suena Tremenda.

Por Jimena Marín / Fotos Leandro Fernández

Escuchala completa

Contanos que te pareció