Estela de Carlotto

“No aflojemos”

Por Jimena Marín / Fotos Gentileza Coco Yañez y Adriano Besso

Historia y DDHH Cobertura / 16 AGO 2018

Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, visitó Mendoza. Sus palabras fueron el abrazo que nosotrxs, sus nietxs, fuimos a buscar.

Nadie puede negar, en el mundo, que la Argentina es un pueblo que lucha, que sale a las calles para defender ideas, derechos y causas. Nuestro presente, con la marea verde visibilizando violencias y atropellos, desigualdades y dolores; poniéndole  voz y nombre a los padecimientos de las mujeres obligadas a interrumpir embarazos no deseados en la clandestinidad, es un ejemplo más que palpable de ello. Sin embargo, esta realidad de mujeres organizadas y valientes no es nueva.

A nuestro país hace años y años que lo representan mujeres maravillosas. Ellas son sinónimo innegable de fuerza y coraje. Mujeres que llevan más de 40 años poniéndole el cuerpo a la Memoria, Verdad y Justicia. Nuestras Abuelas y Madres de Plaza de Mayo han sido y son, en presente, un motor imparable, coherencia de palabra y acción, lucha que trasciende todo tiempo y coyuntura partidario- ideológica.

Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, es una de nuestras imprescindibles. Visitó Mendoza convocada por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNCuyo. Y cual “Influencer 2.0”, un numerosísimo público joven esperó su llegada, junto a docentes y público en general.

Estela, la abuela de todxs

Los 87 años de Estela pasan desapercibidos ante su energía, su amplia sonrisa y su plena disponibilidad para cumplir con todo y con todes. En su paso por Mendoza respondió a la agenda prevista e imprevista, a los correspondientes protocolos, a la ansiada charla con estudiantes de la Universidad Nacional de Cuyo y a miles de saludos y fotos. Firmó objetos (libros, pañuelos, carteles), apoyó en diversas fotos y expresiones causas sociales, ambientales, laborales y, por sobre todo, regaló su ejemplo, esperanza y amor, mucho amor.

En un acto representativo y de homenaje, la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales dispuso que la charla de Estela fuera en el Aula Magna “Mauricio López” (profesor detenido desaparecido de la UNCuyo). Allí “nuestra abuela” ingresó a paso lento pero firme, ante el cálido aplauso de una sala repleta. A pesar del paro docente nacional (al que adhiere personal de las universidades públicas de todo el país ante el recorte presupuestario que sufre la educación), el espacio se colmó de personas sentadas en sillas, en el piso, de a pie. Muches escucharon a Estela desde el balcón o el exterior del Aula.

Tanto en su charla como en la conferencia de prensa previa, Estela de Carlotto nos ofreció un discurso claro, crítico y coherente. Consultada sobre la relación de Abuelas de Plaza de Mayo con el Gobierno nacional, afirmó que “Macri no tiene políticas de Derechos Humanos”. Y recordó la negación del Presidente de recibirlas, así como sus dichos catalogando a los organismos de DDHH como “curro”.

Sin embargo, resaltó que la clave de tantos años de lucha ha sido no bajar los brazos. Aquellas mujeres que comenzaron solas, “las locas de la Plaza”, las que “se iban a cansar porque son mujeres”, jamás detuvieron su paso y su búsqueda. En el camino muches se sumaron y la incansable tarea dio sus frutos. 128 identidades recuperadas, 128 recompensas, 128 causas y consecuencias de Memoria, Verdad y Justicia.

“Nuestros nietos y nietas hoy integran nuestras comisiones directivas”, señaló orgullosa, “Ellos son el relevo”. Y jocosa advirtió que, sin embargo, “mientras haya una abuela, decide la abuela”, ante las risas de toda la sala.  

Estela destacó que la mirada de las nuevas generaciones y la implementación de nuevos recursos tecnológicos, como los twitter relato o el último spot “El abrazo postergado”, interpretado por una nieta recuperada y su abuela, son esenciales para obtener resultados, para seguir visibilizando la causa y animar a quienes dudan sobre sus orígenes a acercarse y consultar. Y, al respecto, resaltó el respeto y el cuidado con el que Abuelas asiste a cada identidad recuperada:

“Quien encuentra su identidad encuentra paz y amor, no opresión. Que haga lo que quiera porque lo buscamos para hacerlo libre”

El mensaje

Cada palabra e idea expresada por Estela es un abrazo de conciencia, de compromiso social, de esperanza y construcción. Con una mirada muy crítica del presente, y también de la pasividad e inmovilidad del pasado que facilitó la impunidad y la represión que acabaría con gran parte de la valiente generación de los ’70, nos invita a ser partícipes, protagonistas de nuestros tiempos.

“Los jóvenes tienen una fuerza, una presencia, una seguridad. Para nosotros son la garantía. Traen ideas y formas innovadoras. Siempre la recomendación que les hacemos es que lo hagan sin violencia”, dijo al ser consultada. “Ponen la vida, me hacen acordar a nuestros hijos, a los militantes de los setenta que ponían todo (…) La juventud de ahora está comprometida, está en espacios diferentes, pero se unen para trabajar en espacios en común”, explicitó.  

Estela reconoce su responsabilidad en la Asociación, el gran trabajo y recorrido de Abuelas (quienes están nominadas al Premio Nobel de la Paz), su andar por el país y el mundo defendiendo y apoyando causas justas, con una humildad digna de las grandes.

Al despedirse, agradeció:

“mirarlos me levanta el ánimo, me voy con 10 años menos. Es un golpe de emoción. No aflojen, no dejen. No es sólo Abuelas, Madres, todos debemos estar. Ustedes son los actores protagonistas y lo van a saber hacer. Con experiencias pasadas y con ideas nuevas”.   

Estela de Carlotto, una de nuestras tantas imprescindibles, es reflejo coherente y activo de aquello a lo que nos invita. Estela personifica en cada paso y cada palabra lo que en más de 40 años los organismos de DDHH nos han venido enseñado: la única lucha que se pierde, es la que se abandona”.

  • El presente de la tarea de Abuelas.

  • La lucha de la juventud.

  • El presente es de lucha y se construye entre todes.

Estela y nuestro presente político

Proyecto de Patria Grande

Opinó duramente sobre la realidad de América Latina y el ahora desintegrado proyecto de “Patria Grande” que retomara un grupo de presidentes y presidentas hace unos años atrás, con instancias como UNASUR.

Gestión de Mauricio Macri

Distinguió que no responde a una dictadura porque fue elegido por el pueblo (destacando que a la democracia siempre hay que respetarla y garantizarla), pero que presenta muchas similitudes “no como un plan sistemático sino como un proyecto económico que beneficia al que más tiene”.

Iglesia católica

Recordó que se trata de una religión de larga data, “con una historia muy negra” pero defendió la figura del Papa Francisco. “Sin discutir, a la iglesia hay que hacerle entender que lo que se pretende no es provocar muertes sino salvar vidas”, señaló en torno al debate por la legalización del aborto.

Educación pública

Resaltó que la universidad es un centro de formación moral e intelectual y que debe incentivarse que todxs lxs que quieran seguir estudiando lo hagan. “Y lo que pueden terminar una carrera, lo hagan, y los que no se llevarán lo que aprendieron. Una formación que les dará más facilidad para discernir y no ser engañados. Las escuelas y universidades públicas hay que defenderlas a ultranza”

Por Jimena Marín / Fotos Gentileza Coco Yañez y Adriano Besso

Contanos que te pareció