24M

Nuestro Conjuro

Por María José Thomatis / Fotos Leandro Fernández

Historia y DDHH Cobertura / 30 MAR 2019

Ponerle palabras al dolor es aprender a conjurar. Desde muy chiquita las palabras me interesan, me persiguen, me fascinan. Lo cierto es que las necesito. Aprendí con el tiempo que el terror se alimenta del silencio y la quietud.

Como pasó el 24 de marzo de 1976. Ese día en el que las palabras comenzaron a costar sangre y el silencio se convirtió en ley primera de una patria que hoy me avergüenza. Todo lo pobló el silencio a pesar de que hubo tantas atrocidades que exigían gritos a garganta pelada.

Alguien una vez me dijo que vivimos buscando las palabras que nos fueron negadas. Memoria, verdad, justicia. Palabras importantes como estas lo son porque vienen habitadas por otras, otras miles de palabras que intentamos recolectar, anotar, capturar para que NUNCA MÁS se nos escapen.

Pero en el último tiempo nos han intentado robar el sentido de nuestras palabras, esas tres que tanto peleamos en la calle por recuperar. MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA. MEMORIA, VERDAD y JUSTICIA.

Nosotres construimos el sentido de nuestras palabras. En cualquier lugar del mundo la palabra MADRE es sinónimo de amor, origen y fuerza. En Argentina hoy nos quieren arrebatar el concepto de MADRE y cambiarlo por robo, mentira y debilidad. Estas madres y abuelas, las únicas que vencieron al silencio cuando reinaba el terror, merecen ser habitadas por las palabras justas.

¿Por qué nos quieren robar las palabras? Porque son creadoras, la palabra es conjuro. Como la imagen. Cuando salimos a la calle, a marchar en masa, salimos a vernos en otre. Salgo a reconocer mi rabia, mi dolor, mi lucha, en otros ojos y otras bocas. Salimos a gritar las palabras que les fueron arrebatadas a nuestres desaparecides. Salimos a tomar las fotos que nos ayudan contra el olvido, esas que después quedan como único testimonio de que quienes existieron siguen acompañándonos en la lucha, su retrato caminando en una pancarta.

Persigo palabras e imágenes todos los días de mi vida para pelear contra el olvido. Construyo mundos con mis fotos y mis textos para intentar hacer nuestro lo que nos negaron: el abrazo, la confianza, la libertad, el amor. Las palabras son conjuros. Nunca más significa que a las palabras y al testimonio no los van a vencer con sus intentos de confusión, de olvido, de violencia.

NUNCA MÁS
LAS PALABRAS Y LAS CALLES SON NUESTRAS
MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA.

 

// Imágenes realizadas en la Marcha por la Memoria Verdad y Justicia en la Ciudad de Mendoza, el domingo 24 de marzo de 2019.


Nuestro Conjuro

Mirá el video completo con la voz y textos de María José Thomatis e imágenes de Leandro Fernández el 24 de marzo de 2019

Por María José Thomatis / Fotos Leandro Fernández

Contanos que te pareció