Ni Una Menos

Si los golpes y femicidios no nos paran, menos la lluvia.

Por Priscila Jardel Castello / Fotos Leandro Fernández

Género Entrevista / 07 JUN 2016

Este 3 de junio el #NiUnaMenos se vistió de lluvia, el cielo lloraba las 275 mujeres asesinadas entre una marcha y otra.

Pero quienes estábamos allí, en las calles no llorábamos, seguimos más fuertes que nunca, siendo las voz de las que ya no están físicamente, pero siguen con vida en cada una de nosotras, y nosotros, porque los varones, felizmente, se van sumando a esta lucha.

Según la investigación realizada por la Casa del Encuentro de estos 275 femicidios registrados por los medios sólo 59 no tiene vínculo aparente. Los demás, agarrate, porque la mayoría de los asesinos eran pareja de las mujeres que hoy ya no están… Llevan la delantera: esposos, parejas y novios con 108 asesinatos, luegos los ex con 54, los siguen con 13 los padres y padrastros y 23 para vecinos y conocidos y la lista sigue…

Raro... de repente somos números, números que seguro tenían sueños, ganas, amigxs, mamá, papá, hijxs, en fin, una vida que era propia, y de repente ya no. Simplemente porque alguien no se bancó vaya a saber qué…

Tal vez no se bancó la falda muy corta, las ganas de estudiar, algún compañero, que ella quisiera conseguir trabajo, tal vez la pintura, el vecino que saluda, el celular que suena, la comida a la que le faltaba sal o cocción, el corte de pelo nuevo, el no querer seguir teniendo hijxs, el no querer tener relaciones sexuales, el que no le guste por ahí, el llanto, la risa, y así.


Tal vez estos asesinos simplemente no se banquen no ser más ni menos, solo iguales… Y es que esa es nuestra búsqueda, que nos miren y traten como lo que somos: IGUALES. Aclaro para lxs que andan medio perdidoxs con esta palabrita que les genera tanto rechazo: iguales en derechos, obligaciones, en roles y funciones, en puestos de trabajo, en remuneraciones, en oportunidades…

Y esta búsqueda no es sólo nuestra, debe ser de toda la sociedad, porque un día le va a tocar a tu hija, tu hermana, tu vieja, tu amiga, tu pareja, tu vecina, tu compañera de la facu o del laburo y ya va a ser tarde. Es hoy cuando debés sumarte a esta lucha, y no yendo a una marcha (aunque estás más que invitadx) si no, simplemente mirando con otros ojos, desnaturalizando, cuestionando. Te doy ejemplos:

¿Porqué los programas como los de Tinelli solo muestra minas en bolas? ¿por qué en ese espacio los que tienen la guita y el poder son varones, por qué las mujeres de ahí deben mostrarse descerebradas? ¿por qué deben mostrar el culo (uy dije culo! te sorprende? ¿por qué no te molesta ver culos en Tinelli pero si leer la palabra en un artículo de opinión?).

¿Porqué pueden decirnos cosas en la calle, apoyarnos en el bondi, acosarnos en una fiesta, en el boliche, en el laburo y para todxs es normal? si se lo hacen a tu vieja o cualquier mujer cercana ¿te parecería tan normal?? ¿te ofendería? Bienvenido a nuestro mundo diario y cotidiano... ¿Porqué si tenés dos hijxs adolescentes a la chica siempre le das más recomendaciones de cuidados que al varón?? Porque lo necesita, porque en el fondo sabés que este mundo es mucho más peligroso ser mujer que ser varón.

Es el momento de decir basta, y no dejar pasar más “piropos”, ni chistes machistas, ni situaciones incómodas con jefes, padres, abuelos, tíos, vecinos, parejas o amigos. Es momento de dejar de ser cómplices y parar al asesino antes de que cometa el femicidio. Cómo? Si ves que un varón cercano revisa el celular de su pareja, hablá con él, no mires para otro lado si notas malos tratos, no dejes pasar insultos, amenazas, chistes que amedrenten el autoestima de su pareja, hija, empleada, etc etc… Hacele saber a quién esté bajo estos tipos de violencia que no está sola!

Dejar de ver programas como el de Tinelli y ponerte a leer un libro es otra excelente oportunidad para hacer que este mundo no se vaya tan a la mierda. O abandonar la revisión diaria de las diosas de los suplementos deportivos o contratapas de medios que en muchos casos la tapa muestra a una de nosotras asesinada dentro de una bolsa de residuos y se lamenta por el “presunto crimen pasional” en vez de llamar las cosas por su nombre y colocar la palabra justa: “femicidio”.

No seas un cómplice pasivo y dejá de mandar minas en bolas en los tantos grupos de whatsapp que con tus amigos varones compartís y que de una manera muy rara demuestran su hombría. El día que veas a una persona acosando a alguien por la calle, o maltratando a una mujer en cualquier contexto, espero te salga toda la virilidad y le pares el carro.

Nosotras ya estamos aprendiendo a no dejar que estas cosas nos sigan sucediendo, pero tu ayuda nos hace mucha falta, y no perdemos la esperanza que pronto te vas a sumar.

Esto empieza por cada unx de nosotrxs. Para crecer día a día, no nos queda otra que evolucionar.
 

Por Priscila Jardel Castello / Fotos Leandro Fernández

Contanos que te pareció