Electrosinfónico 2

Sinfonía de Bits

Por Natalia Calderón Alvarez / Fotos Leandro Fernández

Música Entrevista / 20 DIC 2017

En un marco ideal de temperatura y paisaje, el 7 de diciembre la Orquesta Sinfónica de la Secretaría de Extensión de la UNCuyo se unió al DJ Mariano Trocca y a artistas locales para un espectáculo de sonidos, imágenes y colores que se fusionaron sin etiquetas rígidas. El lago del Parque Central reflejó las luces y expandió los bits en una rave de sentidos.

La tormenta amenazaba con arruinar una hermosa noche de diciembre en la que la música iba a llenar los grandes escenarios de Mendoza. Mientras muchxs se daban cita en la fiesta alrededor de la cebada, el lúpulo y el rock, otrxs miles optaron por celebrar - también al aire libre - la mixtura de sonidos y géneros en apariencia opuestos o distantes.

La segunda edición del espectáculo Electrosinfónico organizada por la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional de Cuyo junto con la Municipalidad de Mendoza, fue una de las maneras de cerrar el ciclo 2017 de la prestigiosa orquesta universitaria con una propuesta que apunta al gran público y a la unión de generaciones. A la OS UNCUYO - dirigida por el maestro Rodolfo Saglimbeni - se le sumaron el DJ Mariano Trocca y lxs cantantes Francisca Figueroa (Spaghetti Western) y Marcelo Conno (Huge The Cara). Además, el cierre del show estuvo a cargo de la DJ Agustina Antonini y el dúo electro folk PUNA junto a Fernanda Aleman.

Tras el éxito de la experiencia de 2016, la fórmula de alto impacto del Electrosinfónico 02 aumentó la expectativa del público que se dió cita multitudinariamente en las inmediaciones del lago del Parque Central. Sillas de camping, heladeritas, familias completas - algunas junto a sus mascotas -, grupos de amigxs en bicicleta. La diversidad de asistentes se correspondió con la variedad de la propuesta de orquestar a la música electrónica. Lejos del acartonamiento del estereotipo que nos sugiere la “música culta”. Parte de este logro corresponde al trabajo de difusión de la orquesta universitaria, que desde hace varios años apunta a cierres de ciclo con llegada al gran público a través de repertorios populares - bandas sonoras de películas, canción latinoamericana, por ejemplo - . Así, la labor formativo - académica se realiza a través de piezas conocidas, para demostrar que la música de calidad puede estar en todas partes.

Precisamente los sets elegidos por Mariano Trocca - DJ y productor musical de Arjaus - apuntaron a artistas reconocidos como Daft Punk o Depeche Mode y resaltaron la presencia de instrumentos clásicos en las orquestaciones dirigidas por el maestro Saglimbeni. En el ancho escenario dispuesto sobre parte del lago, la orquesta era conducida por una suerte de “doble comando” de batuta y bandejas.

Al entorno sonoro creado hay que sumarle el poderío de las visuales creadas por Julia​ ​Posada​ ​Brachetta​ ​y Gimena​ ​Federici​ dispuestas en las pantallas detrás de la orquesta y adyacentes a la estructura del escenario. Deconstruyendo el arte clásico con un poco de kitsch y mucho de color, la sincronización de imagen y sonido aportó al ritmo y a la sensación de festividad del repertorio elegido. La iluminación del escenario fue un poco menos impactante en su propuesta visual. Aunque aportó a la puesta global, no siempre acompañó el protagonismo de los músicos en escena, tal es el caso del propio Trocca o lxs cantantes invitadxs, por lo que el público - apostado a gran distancia de ellxs - no pudiera apreciarlos debidamente.

A pesar de esto, las intervenciones de Fran Figueroa y Marce Conno fueron muy celebradas por la audiencia. No es para menos, ellxs representan a una camada de jóvenes músicxs que aportan calidad a la escena mendocina con creatividad y un arduo trabajo. Figueroa es una de las mejores voces de la provincia, con una personalidad arrolladora y un color que expande todos los límites entre géneros, lo que agiganta su presencia escénica. Conno, por su parte, es uno de los “frontman” más carismáticos de las bandas mendocinas, animándose a acompañar la interpretación con pasos de baile, incluso. No le tocó una tarea nada fácil, nada más y nada menos que versionar “Enjoy the silence” - el himno de los británicos Depeche Mode - y  pudo hacerlo con su propio estilo y soltura.

Como “after” a la presentación de la OS UNCUYO junto a Trocca, se presentó el dúo PUNA - compuesto por Daniel Vinderman y Gato Ficcardi - junto a la siempre versátil Fernanda Aleman. Con la unión de la fuerza rítmica del bombo y sonidos inspirados en el house, lograron que la fiesta continuara sobre el césped y el concreto del pulmón citadino y la noche se coronara con un espectáculo de pirotecnia “fría”.

Que la orquesta siga tocando y la fiesta no pare...


Por Natalia Calderón Alvarez / Fotos Leandro Fernández

Contanos que te pareció