Día de acción por salud de las mujeres

Tsunami verde

Por Priscila Jardel Castello / Fotos María José Thomatis

Género Entrevista / 31 MAY 2018

En el día de acción por la salud de las mujeres hablamos con Gabriela Maturano, periodistas, activista feminista y de derechos humanos.

Escuchala completa

Gabriela Maturano es Lic. en Comunicación Social, es parte del Instituto de género de la UNCuyo (IDEGEM), además es integrante de la Red de Periodistas por una Comunicación no Sexista (Red Par) y una gran e histórica militante del feminismo y los derechos humanos. Hablamos con ella para consultarle acerca de algunos temas relacionados con la vida (y la muerte) de las mujeres, me refiero al aborto, a la violencia machista, a la salud sexual y reproductiva y el tratamiento en los medios de la Ley de interrupción voluntaria del embarazo que el 13 de junio comenzará a tratarse en el Congreso Nacional.

Hacemos un poquito de historia. En 1987, la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe (RSMLAC) propuso instaurar un día de acción global a favor de la salud de las mujeres, y en 1988 se conmemoró el primer 28 de mayo con el lanzamiento de la Campaña para la Prevención de la Morbilidad y Mortalidad Materna. Desde esa fecha hasta ahora, la RSMLAC ha coordinado cada 28 de mayo acciones, priorizando temas como el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva para adolescentes, el grave impacto del aborto inseguro, entre otros tantos “temitas” a resolver....

El derecho de las mujeres a gozar de salud integral durante toda su vida, es un derecho humano universal. Cuando hablamos de salud integral, no nos referimos a un hecho meramente biológico, sino que responde, sobre todo, a factores bio y psicosociales, y depende del lugar que las mujeres ocupan en la sociedad, de su capacidad de acceder a los recursos materiales y simbólicos para vivir dignamente, con igualdad de oportunidades y exenta de todo tipo de violencia. Una vida en la cual la sexualidad y la reproducción se ejerzan desde la autonomía y la libertad.

La realidad es que hay millones de mujeres que no alcanzan a gozar de este derecho... Es por eso que desde hace años y en modo creciente las mujeres hemos comenzado a pensarnos, a mirarnos, a reconfigurarnos, a interpelarnos e interpelar a este mundo. Es entonces cuando nos damos cuenta que el feminismo ha tomado un nuevo vuelo y una fuerza sorprendente, sobre todo por ser un movimiento tan libre, tan único para cada ser que lo lleva en el cuerpo y tan abrazable por todxs aquellxs sometidxs y valientes que entienden que #HoyEsCuando.

Este movimiento ha traído aparejado que las mujeres nos encontremos en las calles, es el caso de lo que sucedió el lunes pasado en donde se llevó a cabo el  #PañuelazoFederal en todo país, y en nuestra provincia; una provincia en donde ni siquiera puede aplicarse el protocolo de aborto no punible, incumpliendo así con el mandato del fallo de la Corte Suprema de Justicia. Y que, hoy por hoy, es un claro ejemplo de la necesidad de que la ley de legalización del aborto se apruebe, teniendo en cuenta la visibilización del caso de una niña de 11 años, abusada, que debe seguir con un embarazo producto de una violación por parte de su padrastro…

“En esta última semana de reuniones informativas que se están dando, previas al tratamiento de la ley en el recinto, llegará luego el dictamen de las comisiones y el debate en el Congreso en donde se tratará la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Más allá del resultado, el 13 de junio va a ser una fecha histórica, el proceso por el que estamos pasando, la habilitación del proyecto luego de tantos años de cajoneo ha sido, quizás, uno de los factores más importantes que podemos reconocer”.

Por séptima vez esta iniciativa se presenta en el Parlamento. Este es un proyecto elaborado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y lo característico es que esta vez tuvo una cantidad de firmas récord:  hoy cuenta con 71 firmas de diputadxs de todos los bloques. Esto ya significa un gran paso en la lucha por el derecho a la vida de las mujeres.

“Lo del lunes fue histórico, habla de una necesidad de tratar el tema, durante mucho tiempo creo que lo pasó es que se ocultó, no se habilitó el tratamiento, precisamente para ocultar algo que, evidentemente, alguna fibra le toca a la sociedad para que haya reaccionado de esta manera, tanto a favor como en contra. Pero por sobre todas las cosas a favor.”

Sabemos que no existen datos oficiales, ya que este tema ha estado (y lo sigue estando, aunque cada vez menos) tan invisibilizado que el estado no se ha ocupado de relevar información sobre el aborto. Se estima que se realizan entre 486 mil y 522 mil abortos al año.

En la mayoría de los casos los abortos lo llevan a cabo las mismas mujeres, en líneas generales las causas judiciales iniciadas por interrupción del embarazo en relación a la cantidad de abortos clandestinos realizados en el país representan un porcentaje menor.

Tanto la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) como el Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES) coinciden en que “la capacidad disuasoria de la penalización es baja o directamente nula y sólo sirve para extender la inseguridad de la práctica que implica, además, un riesgo de muerte para las mujeres más pobres de nuestra sociedad”.

“Es como una salida del closet, siempre pensamos que era algo de lo que no se podía hablar, aunque todxs sabíamos que existía y que es una práctica que las mujeres han tenido desde siempre, o sea la necesidad de interrumpir sus embarazos por la razón que sea, la clave está en el proceso.”

El Ministerio de Salud de la Nación nos ofrece algunos datos a tener en cuenta. En nuestro país, las muertes por embarazos terminados en abortos inseguros representaron entre 2014 y 2016 el 17% del total de las muertes maternas, y son la primera causa individual de la mortalidad materna. se estima que por año se realizan alrededor de 450 mil abortos la gran mayoría, obviamente, en forma clandestina y en condiciones sanitarias inadecuadas. Mientras tanto los medios juegan un rol fundamental ya que son creadores de opinión pública, me animo a decir, que actualmente son creadores de realidad.

“Los medios hegemónicos tienen un determinado compromiso que no es con el público, pero sí con poderes económicos y políticos y en el caso de Mendoza claramente también lo tiene con el poder de la iglesia. Mendoza particularmente es una provincia donde lo hemos podido comprobar por muchas otras causas más allá del tema del aborto. Como pasó con la ley provincial de educación  y el “borrado” de la palabra laica, con varios debates nos damos cuenta de cuál es el peso que tiene el Arzobispado de Mendoza. No es casual que mendoza nunca haya adherido al protocolo nacional para la aplicación del aborto no punible. Incluso habiendo sido una promesa de campaña de Cornejo teniendo funcionarias como Najul y Anfuso y no lo pudieron habilitar, es un poder que tiene actuación directa con la justicia”

Estos juegos de poder entre medios, estado e iglesia es bastante preocupante teniendo en cuenta que no hay ni un medio masivo de comunicación hegemónico que no responda a intereses económicos y políticos, poniendo en jaque el derecho a la información de la ciudadanía y el derecho de expresión de los/las periodistas. “Confundiendo” la libertad de empresa con la libertad de prensa (conceptos, lamentáblemente, ya desactualizados o mejor dicho descontextualizados en esta era virtual).


“El caso más marcado es el del diario Los Andes que tiene casi correspondencia con lo que ha sido La Nación a nivel nacional, digamos los tratamientos más conservadores. Los Andes hizo un tratamiento de la marcha en contra de la legalización del aborto, donde sin despeinarse colocó la cifra de 40.000 personas, 40.000! es una cifra imposible aquí en Mendoza y que ningún otro medio se animó a poner. Si hubiera sido así la marcha en Mendoza hubiera sido noticia nacional. Y lo que pasa con nuestras movilizaciones es que siempre nos bajan los números. También pasa con las imágenes, en Los Andes las fotos generales no están, cuando en las redes hay fotos tomadas con un drone y da cuenta de lo multitudinaria que fue la marcha el lunes.”

En países en donde las normas legales son más permisivas la tasa de mortalidad materna por aborto bajó, un claro ejemplo es Uruguay, donde la interrupción voluntaria del embarazo es legal desde 2012. En España, el número de abortos disminuyó desde que se legalizó esta práctica en 2010, mientras que en Portugal, Guyana y Rumania tuvo también este efecto.

“Creo que en Mendoza hemos avanzado, hay como un mito de una Mendoza que e smuy muy conservadora, pero a veces el mito se quiebra, y creo que lo que estamos haciendo nosotras a partir de irrumpir con una temática que parecía vedada e invisibilizada es deconstruir esta historia de una Mendoza conservadora y rescatar una Mendoza que si bien no podemos decir que tiene una tradición contestataria o revolucionaria sabemos que ha tenido ejemplos bastante contundentes de los que nos podemos enorgullecer. Creo que el aborto y la lucha por estos derechos va a ser parte de esa Mendoza que todxs queremos.”

Ahora si, quedamos a la espera de la marcha #NiUnaMenos, de ese grito colectivo contra la violencia machista que surgió de la necesidad de decir “basta de femicidios”. Lo interesante de la convocatoria es que nació de un grupo de periodistas, y luego se sumaron activistas, artistas de todo el país, conformando  una campaña colectiva.

Así Ni Una Menos y su consigna #VivasNosQueremos, logró estar en boca de todxs y  hechar luz sobre un tema que estaba completamente invisibilizado, solapado, ocultado y hasta negado: los femicidios. No paró hasta instalarse en la agenda pública y política no sólo de todo el país, sino del mundo entero.

Este lunes 4 de junio, y por cuarto año consecutivo, a las 18:30 horas desde el Km 0 de la Ciudad (San Martín y Garibaldi) miles de personas marcharán exigiendo aborto legal, basta de femicidios, travesticidios y crímenes de odio contra el colectivo LGTBIQ+, no al proyecto de Cornejo de ampliación de la Corte y basta de Justicia misógina y patriarcal.

Por Priscila Jardel Castello / Fotos María José Thomatis

Escuchala completa

Contanos que te pareció