Las copas de los árboles

Un libro que se queda a vivir adentro tuyo

Por María José Thomatis / Fotos Leandro Fernández

Cultura Crónicas del pájaro azul / 20 MAR 2019

Hay libros que parecen gritarme desde su sitio. Yo voy andando, de repente me agarran los ojos y me sumergen. Este es uno de esos.

"Te invito a mí
traete de regalo
deslizaré el lazo del moño
romperé suavemente el papel
jugaré un rato con vos
para después ponerte en mi repisa
junto a mis libros preferidos
el despertador antiguo que no funciona
las revistas discontinuadas
y los cassettes que no tengo donde escuchar"

Conocía a Agustina Bécares porque hace años es una reconocida música del indie mendocino. Había escuchado sus canciones y la había visto dar entrevistas a mis amigos. Me había enterado, también, que en agosto de 2018 había presentado su primer libro, “Las copas de los árboles”, junto a la ilustradora Piki Tagliaferro. Y aunque a esa presentación no fui, muchas personas me avisaron que el libro era maravilloso.

Una semana después de su “lanzamiento oficial” se cruzó en mi camino. Estaba hojeando ejemplares en La Bitácora de Tony cuando agarré ese librito naranja con un hermoso dibujo en la tapa de un pez navegando copas de árboles y fue instantáneo. La primera advertencia es que una vez que abrís las primeras páginas te vas del mundo por un rato a un universo acuático de pocas y fuertes palabras que te llevan a repensar todo lo que te hace persona.

Lleno de silencios y dibujos, Las copas de los árboles es el trabajo precioso (realmente esa es la palabra que mejor le cabe) de dos mujeres profundas. Para mí fue inevitable sentirme completamente interpelada por su oscuridad, su poesía. Pequeños pero contundentes textos de Agustina salpican las hojas en las que se intercalan con las ilustraciones llenas de dolor, humanidad y naturaleza de Piki.

En esta nueva entrega de Las Crónicas del Pájaro Azul para Sin Retorno, dialogamos con las autoras de esta obra haciendo un poco de hincapié en qué se siente pasar de una expresión artística como la música a un libro, que si bien también habla, es un medio silencioso. También buscamos dar cuenta de la fusión de dos artistas sensibles que encontraron un lenguaje para hablar juntas.

Las copas de los árboles es un libro en el que te sumergís completamente y después de que lo cerrás se queda a vivir adentro tuyo.

Por María José Thomatis / Fotos Leandro Fernández


Contanos que te pareció