De como moría y resucitaba Lázaro el lazarillo

Un niño en la calle, a esta hora

Por Willy Olarte / Fotos Gentileza Jonatan Sayago

Teatro El animal extinto / 17 MAY 2018

… "De todos los animales del mundo, el hombre es el único que necesita un cuento para conciliar el sueño"…

Con textos de Arístides Vargas, la actuación de Guillermo Troncoso y la dirección del mismo Vargas. A priori, uno deduce que de semejante sinergia la obra no puede resultar sino en un hechizo poderoso que demuestra precisamente que la magia existe. Y sucede.

Paseando una dramaturgia poética, densa en su significado y volátil en su absorción, erudita y coloquial, irónica y honda, el texto va comprando de a parcelas la piel del espectador, poseyendo al final la absoluta atención de un público que no hace sino empatizar con las humanidades que describe el personaje, deseoso de más.

No versionando, sino inspirándose en el anónimo universal Lazarillo, éste Lázaro moderno de la calle, primordialmente latinoamericano, cuenta de a pasos, su vida o, mejor, cada una sus muertes y reencarnaciones. Muertes y reencarnaciones que nosotros, los bendecidos con sábanas, agua corriente y calzado, desconocemos, sólo adivinamos desde nuestras ventanillas o monitores. Y lo bello de este Lázaro es su mirada a un pasado de cadalso espiritual, una mirada sin resentimientos, con una emotividad parida desde la valentía y la humildad, con la naturalidad del héroe. Y ésa tarea le cabe a la pluma de Vargas, la de describir el episodio del héroe al que le corresponde una aventura épica, atemporal y anacrónica, eterna e impalpable. Tremendamente humana.

Y a esta consistencia, a este espesor de letra, le cabe una voz de igual macicez: la de Troncoso, pero no desde un acartonamiento declamativo inasimilable. Decir que actúa bien, es caer en una elementalidad de adjetivo que no se merece; lo que nos viene a proponer, tal vez, Troncoso es la solución al problema de la actuación , desarrolla la tesis de la hipótesis actoral con una simpleza que refiere que sabe, que conoce, que malea el tema. Utilizando magistralmente un abanico de recursos artísticos escénicos, cada episodio cuenta con una herramienta distinta: atavíos, marionetas, canto, recursos vocales que marcan una melodía distinta a cada interlocutor, son una delicia.

Su ductilidad es efectivamente notable: clown, dramático, mimo, humorístico, comediante, de carácter; un artista. Y generoso en su arte: no escatima, se da por entero y muestra de esto es, quizá, una perlita dentro de esta creación dotada de valor y es la escena de las bolsas de plástico: vidente, secreta, hipnótica.

Con una musicalización cortita y al pie, que da el toque justo a cada intervención, una escenografía atinadísima y una iluminación noble, De cómo moría y resucitaba Lázaro el lazarillo es, sin más, para ver. 
Bravo a todos.

….’Todos los seres humanos somos inmortales.., hasta que nos morimos’…

#Imperdible
#TeatroEsVida 
#ParaVer

Por Willy Olarte / Fotos Gentileza Jonatan Sayago

Próximas funciones

Próximas funciones

Se presenta este sábado 19 y el domingo 20, a las 21:00 en la Nave Cultural (Maza y España de Ciudad, Mendoza)
Dramaturgia y Dirección: ARISTIDES VARGAS.
Dirección Actoral: CHARO FRANCÉS
Actúa: GUILLERMO TRONCOSO
Asistencia de Dirección: MIRTA RODRIGUEZ
Asistencia Escenotécnica: DINO CORTEZ
Escenografía y Utilería: RODOLFO CARMONA
Música Original. JOAQUÍN GUEVARA
Diseño y Realización de Títere: GABRIELA CÉSPEDES
Diseño y Realización de Vestuario: SUSANA RIVAROLA
Fotografía: JONATHAN SAYAGO

Contanos que te pareció