La historia de Florencia Chagas

Básquet y talento

Por Florencia Martínez del Rio

Género Deportivxs / 11 MAY 2021

Es la primera argentina en ser elegida para jugar en la WNBA. Qué importancia tiene esto para el deporte femenino nacional y cómo es la liga estadounidense donde jugará “la joya”.

El básquet femenino de Argentina tuvo una noticia histórica este año. Florencia Chagas fue elegida para ser parte de la Women's National Basketball Association (WNBA). La deportista fue seleccionada por la franquicia Indiana Fever en el puesto 31 del draft, procedimiento por el cual los equipos incorporan jugadores de cualquier nacionalidad. De jugar entre varones, a ser parte de la liga más importante del mundo.

Florencia Chagas fue elegida por el equipo Indiana Fever. Foto: USE Basket.

“La joya” del básquet femenino no tenía previsto anotarse en draft de abril hasta que tres equipos se mostraron interesados en ella. New York y Connecticut aparecieron como posibles destinos de la jugadora, pero fue Indiana el que la eligió en el séptimo lugar de la tercera ronda del draft, hecho inédito para el básquet femenino nacional.

La historia de Flor

La deportista argentina del momento tiene 19 años, 1.78 cm de altura y nació en Buenos Aires. Comenzó en CASA de Padua, donde se destacaba jugando con varones más grandes. Pasó por Vélez, Indios de Moreno y Berazategui antes de pegar el salto a Europa.

Tras destacarse en un campus internacional en Bahamas, siendo la mejor jugadora en 2017, recibió diversas propuestas pero eligió Italia por sobre universidades de Estados Unidos. 

A sus 16 años aceptó la oferta del Familia Schio, uno de los clubes europeos más importantes. Allí tuvo que pelearla desde abajo, tanto que fue la encargada de llevar el agua, juntar las pelotas y llevar las valijas en los viajes. A puro esfuerzo se fue ganando un lugar. Actualmente, juega en el USE Rosa Scotti de la Liga Italiana, en el puesto de base-escolta.

Flor puede jugar en la posición de base o de escolta. Foto: FIBA.

La crack argentina también se ha destacado en la Selección. Fue la primera jugadora que en un Mundial FIBA U17 alcanzó un triple doble (algo largo de explicar pero muy destacable para cualquier basquetbolista).

Además, “la joya” fue elegida como la mejor jugadora del Sudamericano U14 de 2015 y fue la segunda goleadora del Mundial U19 en 2019.

Estos logros y su inagotable esfuerzo la llevaron a estar entre las elegidas para la liga más importante del mundo. “Sueño con llegar a la WNBA”, declaró Flor en enero, en una entrevista con el sitio de la Confederación Argentina de Básquet (CABB), sueño que se volverá realidad, pero, ¿cuándo?

El debut deberá esperar

La basquetbolista aún no jugará en Estados Unidos. La cuestión es así, la temporada en la WNBA comienza el próximo 15 de mayo y no se superpone con las ligas europeas, por eso, tras conocerse que había sido drafteada, Florencia, en vez de viajar a Estados Unidos para formar parte de los training camps de Indiana y ganarse uno de los doce puestos, decidió continuar en Europa mejorando su juego, para llegar más preparada a su nuevo equipo.

Florencia emitió un comunicado y expresó lo siguiente: “Después de charlar de manera productiva con el staff de Indiana Fever y con el sostén de mi familia y agentes, decidí no participar en el Training Camp WNBA 2021 para concentrarme en trabajar para mejorar mi juego y convertirme en una jugadora mejor y más completa”.

También aprovechó para agradecer: “Es un honor para mí haber sido seleccionada por Indiana Fever como primera argentina elegida en el Draft de la WNBA. Estoy extremadamente agradecida por la oportunidad y orgullosa de representar a mi país de este modo”.

"Que me digan que soy la joya del básquet femenino argentino es algo que me despierta gratitud y me llena de orgullo", declaró Flor a CABB. Foto: CABB.

La WNBA y la desigualdad

La WNBA es la liga de básquetbol femenino profesional de los Estados Unidos, país potencia en este deporte. Se creó en 1996, con la aprobación de la Junta de Gobernadores de la NBA, la liga masculina, y no escapa a la desigualdad entre varones y mujeres que existen en otros deportes. A lo largo de los años, sus jugadoras fueron alzando la voz a favor de la igualdad de género, el respeto por la diversidad sexual y la lucha contra el racismo

Recientemente, muchas basquetbolistas han apoyado movimientos sociales y políticos, como Black Lives Matter, pero desde hace años vienen denunciando un trato inferior con respecto a sus colegas varones.

Una de las mayores problemáticas es la brecha de género, cuyo principal ejemplo son las remuneraciones dispares que existen. Las estrellas de la liga femenina ganan solo una quinta parte del salario más bajo de la masculina, según Forbes. 

En cuanto a lo deportivo, la liga que recibirá a la jugadora argentina se divide en dos conferencias, al igual que la NBA: Este y Oeste. En la primera, están Indiana Fever, Atlanta Dream, Chicago Sky, New York Liberty, Connecticut Sun y Washington Mystics, y la segunda la integran Dallas Wings, Minnesota Lynx, Las Vegas Aces, Phoenix Mercury, Los Ángeles Sparks y Seattle Storm. 

Diana Taurasi, la otra "argentina" de la WNBA

El salto de calidad de Flor es histórico para el país, sin embargo, en la WNBA ya corre sangre argentina. Diana Taurasi es considerada una de las mejores jugadoras de básquet de la historia y, si bien nació en California, Estados Unidos, tiene un importante vínculo con Argentina debido a que su madre es rosarina y su padre, italiano, a los cinco años se mudó al país.

Diana vivió un año en Santa Fe, tiempo suficiente para apropiarse de distintas argentinidades que hasta hoy conserva, como por ejemplo, tomar mate. Su conexión con Argentina la hizo destacarse en varias oportunidades: jugó con zapatillas con el rostro de Eva Perón y llamó a su hijo “Leo”, por Lionel Messi.

Diana Taurasi homenajeó a Eva Perón en su zapatilla. Foto: Julián Mozo.

 

En Estados Unidos, Taurasi se convirtió en una leyenda a nivel mundial, ganó tres veces el campeonato de la WNBA, seis la Euroliga y cuatro el oro olímpico. La jugadora “argenta” de Phoenix Mercury también jugó en Europa, donde alzó la voz por sus derechos.

En 2012 se negó a jugar con la vestimenta ajustada y corta que obligaba a usar la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA): un pantalón corto por encima de la rodilla, con no más de dos centímetros de ancho, y una camiseta ajustada a las curvas del cuerpo. Por rechazar el sexismo, Diana recibió una sanción de 500 euros por partido y llegó a acumular bastante miles de euros en multas.  

Jugar en la WNBA es visto por toda jugadora como un sueño, el que veremos cumplir a Florencia. Del apoyo a la disciplina y condiciones igualitarias para desarrollarse en el deporte dependerá que su caso no sea el único.

Lo cierto es que ahora, esa niña o adolescente argentina que ama el básquet y pasa el tiempo jugando con otras nenas y varones, tiene un ejemplo y una referente en la liga más importante del mundo.

Por Florencia Martínez del Rio

Periodista que se ha desempeñado en medios gráficos y radio, profundizando en temáticas sociales, artísticas y deportivas. Feminista. Apasionada por el fútbol, ​​el club de su barrio y la música que no suena en la radio. Bilardista. Estudió alemán para poder contarlo en una biografía. Carrocera.

Para vos que seguis nuestros contenidos

Este proyecto resulta del talento, el amor y el laburo autosustentado de un gran equipo. Si te gusta lo que hacemos y nos querés bancar con un mimo, invitanos un cafecito!!!!

Te estaremos muyyyy agradecides!!! Y sino, recordá que compartir y difundir nuestros contenidos es de mucha ayuda también!!!

Invitame un café en cafecito.app

Contanos que te pareció