Crisis hídrica en Mendoza

La sequía inminente

Por Carolina Fernandez / Fotos Alber Piazza

Ciencia & Tec En el planeta / 24 AGO 2021

Desde hace más de una década Mendoza se encuentra en emergencia hídrica. Las pocas nevadas y el cambio climático hacen que los caudales de los ríos mendocinos disminuyan.

La nieve es el recurso hídrico esencial de Mendoza puesto que el caudal de los ríos cuyanos proviene del derretimiento de la nieve. En un contexto general de calentamiento global la región cuyana, como tantas otras, atraviesa una sequía histórica.

La temporada invernal 2021 avecina un año hídrico pobre para los ríos de la provincia, según el Departamento General de Irrigación (DGI). Considerando la escasez de nieve acumulada a la fecha no alcanzaría a cubrir la demanda de la población. Según un informe de prensa de Irrigación del 23 de agosto de 2021, a esta altura del año pasado había nevado el doble. 

En la cotidianidad la humanidad no percibe el calentamiento global, pero está entre nosotrxs. En Mendoza se manifiesta fundamentalmente sobre un recurso clave y fundamental para la vida: el agua.

Los estudios y el reconocimiento de la nieve como motor del sistema hidrológico andino de Mendoza se remonta a los trabajos del ingeniero hidráulico Galileo Vitale, pionero en la realización de la medición de acumulación de nieve que cada año el DGI realiza para poder pronosticar el caudal de los ríos. Por otra parte, desde el CONICET se creó en la década del 70 el IANIGLA (Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales), el cual observa la problemática hidrológica. Investigadorxs del mismo recalcan que es alarmante la situación hidroclimática que atraviesa la provincia, resultando imperioso reconocer y valorar la importancia de la nieve y de la cordillera como generadoras de los recursos hídricos de lxs mendocinxs.

La nieve tiene una importancia central para los glaciares, los cuales subsisten gracias a su acumulación y solidificación. La nieve derretida es la proveedora de los caudales de los ríos mendocinos, junto al hielo, que por su infiltración a las capas subterráneas, permite la recarga de los acuíferos, ayudando a la provisión de agua para consumo humano y explotaciones productivas. Los diferentes ecosistemas naturales dependen del agua de la montaña para su subsistencia.

Por otra parte, a menor acumulación de nieve en la última década, menor caudal en los ríos. Producto de este fenómeno, Mendoza presenta desde el año 2010 la declaración de la emergencia hídrica. Según un estudio del IANIGLA-CONICET, los glaciares de Los Andes centrales perdieron cerca de 6 metros de espesor entre 2001 y 2017.

El panorama no es alentador puesto que el calentamiento va en aumento y no se hace nada al respecto. Cuidar el recurso hídrico es una tarea colectiva, revertir el calentamiento climático también. Pequeñas prácticas no harán que nieve de repente pero si bajarán poco a poco la temperatura del globo. Algunas acciones que pueden contrarrestar al calentamiento son: plantar árboles que refrigeran el ambiente de manera natural, trasladarse en vehículos colectivos o en bicicleta y consumir productos de estación, entre otros. ¿Nos sumamos a practicarlas?

Mirá la cordillera

Tomar conciencia visualizando el presente de nuestras montañas nos lleva a comparar con el presente. Te invitamos a que veas el Observatorio Regional de la Nieve, perteneciente al IANIGLA (Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales dependiente del CONICET) donde encontrarás, una a una, las diferentes cuencas mendocinas y su comparativo con otros años de nevadas y cobertura.

Por Carolina Fernandez

Comunicadora Social, cercana a recibirse de Licenciada en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNCUYO. Diplomada en Gestión Organizacional de la Comunicación Estratégica Facultad de Ciencias Económica UNCUYO.

En el camino de la docencia rural conoció el gran aprendizaje que aportan a lxs adultxs las creaciones que hacen los niños, niñas y adolescentes.

Creadora de contenidos vinculados al cuidado del ambiente y la vida. Plantando vida en el este mendocino (58 árboles en los últimos años) haciendo cruzadas y transmitiendo la importancia de los árboles en nuestro entorno.

Amante de la naturaleza, enamorada de la geografía mendocina, aprendiendo y creciendo en el arte de la fotografía.

/ Fotos Alber Piazza

Para vos que seguis nuestros contenidos

Este proyecto resulta del talento, el amor y el laburo autosustentado de un gran equipo. Si te gusta lo que hacemos y nos querés bancar con un mimo, invitanos un cafecito!!!!

Te estaremos muyyyy agradecides!!! Y sino, recordá que compartir y difundir nuestros contenidos es de mucha ayuda también!!!

Invitame un café en cafecito.app

Contanos que te pareció