Mare of Easttown

Cuerpas reales, personajes imperfectxs

Por Milagros Martín Varela

Audiovisual Multiversos Expandidos / 07 AGO 2021

Una serie policial donde las protagonistas son las mujeres y, ante todo, las subalternidades.

El desafío más grande al que nos exponen las series de televisión contemporáneas, analiza el escritor y crítico literario Jorge Carrión, es el de ofrecernos herramientas para entender a personajes imperfectxs, antipáticxs. Estas ficciones nos ubican en una situación de incomodidad cuando sentimos que esas figuras nos identifican e interpelan. Nos ponen en un aprieto. Basta pensar en Walter White/Heisenberg (Breaking Bad, Vince Gilligan, 2008-2013), en Don Draper (Mad Men, Matthew Weiner, 2007-2015) o incluso en Daenerys Targaryen (Game of Thrones, David Benioff y D. B. Weiss, 2011-2019).

Carrión expone que, desde Twin Peaks (David Lynch, 1990-2017), “las narrativas televisivas dejan de imaginar personajes aspiracionales y dibujan en su lugar espejos negros. Ya no se trata de enamorarse del héroe o de imitarlo, sino de interrogar a unos personajes antiheroicos aunque fascinantes y, al mismo tiempo, interrogarnos sobre aquello que provocan en nosotros”.

Todo esto convierte a Mare of Easttown (Brad Ingelsby, 2021) en una muy digna serie de nuestra época. 

Hace tiempo, las series se volvieron un producto de entretenimiento por excelencia para nuestro día a día, en donde reina el mandato de la productividad y de las jornadas laborales de 12 a 18 horas. Lo que permitían era relajarse y distenderse en tan solo una hora. Las más reconocidas (como las mencionadas más arriba) tienen alrededor de 60 episodios y eso pasó a ser un problema en los tiempos que corren: “no hay tiempo” para series tan extensas y esa es la causa principal del auge de las miniseries. Chernobyl, The Queen’s Gambit y Unorthodox son algunos ejemplos, al que ahora se suma la protagonizada por Kate Winslet y distribuida por HBO.

Mare of Easttown es un drama policial. La historia gira en torno al asesinato de una muy joven mujer ocurrido en Easttown, un pueblo muy pequeño en el estado de Pensilvania (Estados Unidos). El caso queda en manos de Mare, una detective de la policía local que es a quien cada vecinx recurre cada vez que algo le sucede.

Su vida está dedicada al trabajo, que parece ser el escape que necesita para evitar enfrentarse a los problemas que se acumulan puertas adentro, en el ámbito personal. La muerte y el duelo están, a lo largo de los 7 capítulos, pisándole los talones a Mare.

Protagonistas marginadxs

La población de Easttown está conformada, principalmente, por el sector de la sociedad más marginado por la cultura estadounidense. En definitiva, son personas que no cumplen con lo requerido por el sistema norteamericano para considerarlas “exitosas”. Vemos a drogadictxs -ya sea en rehabilitación o no-, alcohólicxs, estudiantes de secundario que buscan migrar a las grandes ciudades para realizar la carrera universitaria y a madres adolescentes.

Aquí merece una mención aparte el personaje de Carrie, madre del nieto de Mare. Ella ha sufrido problemas de adicción con las drogas y está en rehabilitación porque tiene el objetivo de obtener la tenencia de su hijo.

Sus recaídas suceden porque le es imposible llevar el ritmo de vida que el sistema le exige para considerarla “limpia” y también trabajar y tener la chance de ser una madre para su hijo. Le ocurren porque no tiene tiempo para dormir.

Carrie es interpretada magistralmente por Sosie Bacon, quien encarnó a Skye Miller en las primeras temporadas de 13 reasons why (Brian Yorkey, 2017-2020). Es de lo mejor que dejó esa serie, de lo poco que podemos rescatar.

Es probable que la marginalidad de Mare resida en su personalidad y en el sólo hecho de ser una detective mujer. Se presenta como una persona antipática, lo cual está muy alejado de lo que para la sociedad debería ser el género femenino. Ni siquiera la alegran las ocasiones de festejo, aquellas en donde se esperaría que se anime. Con respecto a esto, Sara Ahmed dice -en su libro Vivir una vida feminista- que “la expectativa de felicidad, la expectativa de que las mujeres deben sonreír y el mundo sonreirá con ellas, es lo que pone tantas cosas en suspenso; una vida en suspenso”. Mare sabe que no por sonreír la vida será más justa ni más feliz. 

En esta protagonista vemos a una Kate Winslet muy diferente a la que primero se nos viene a la mente cuando pensamos en ella: Rose Dawson (Titanic, James Cameron, 1997) parece haber quedado muy atrás en la historia de la actriz británica.

Hay una decisión política en la interpretación de Winslet, que de hecho la llevó a plantarse con Craig Zobel, el director de la miniserie, cuando éste sugirió modificar el cuerpo de ella en la post producción, en una escena en la que se quita la remera. Kate se negó rotundamente. 

Un dato no menor es que ella es no sólo la protagonista sino la única mujer en el equipo de producción ejecutiva de la serie. Una vez más, cobra extrema importancia saber quién(es) están detrás de la cámara en los audiovisuales.

De qué hablamos cuando hablamos de cuerpas reales

Querer mostrar a Kate Winslet con una cuerpa que no es la suya es negarse a que las pantallas nos muestren cuerpas reales. Es pretender seguir reproduciendo imágenes falsas que han causado un daño incalculable, sobre todo en las mujeres: bulimia, anorexia y otros desórdenes alimentarios son tan solo algunas de las consecuencias más graves de lo que produce verse en el espejo y que éste nos devuelva el reflejo que pretendemos. Esa imagen, construida por las muñecas de plástico con las que jugábamos cuando éramos niñas, las princesas de los cuentos y las clásicas películas y las publicidades, entre otros factores.

Con “cuerpas reales” nos referimos a diversidad de corporalidades y a la erradicación de un solo modelo estándar que no se corresponde con la realidad. Y, con realidad, queremos decir con lxs cuerpxs con lxs que nos cruzamos día a día, en nuestras rutinas diarias, en nuestro propio espejo.

No significa que cuerpxs similares a los estándares de belleza hegemónicos sean mera fantasía, simplemente no son representativos y, en la actualidad, las series de televisión son referencia de las representaciones mediáticas. Esto se debe al éxito inimaginable que han sembrado como productos de entretenimiento, tal como se mencionó al principio de esta columna. 

La interpretación de Winslet como Mare es, además de actoralmente soberbia, sumamente representativa del personaje. Encarna a una mujer de 51 años y en pantalla vemos eso: ropa cómoda, preocupaciones y despreocupaciones a la vez, “raíces” en el cabello atado como de casualidad, una madre que busca el bienestar de su hija, una abuela que teme ser alejada de su nieto, una hija con dificultades en la convivencia con su madre. Una mujer que rara vez se permite llorar, una que siente que debe mantenerse inquebrantable para que todo lo que la rodea no se derrumbe.

Una difícil calificación

Algunas críticas hacia Mare of Easttown han radicado en que se ha vendido como una “serie feminista” y, según esas opiniones, no lo es en realidad. En la columna anterior de esta sección nos preguntamos acerca de si una serie puede ser calificada como feminista y la conclusión en ese caso fue que no hay manera de responder a ese interrogante. Volvemos a esta cuestión porque la serie de HBO ha despertado inquietudes en ese sentido.

Lo primero que es necesario decir es que, afortunadamente, ninguna serie es idéntica a otra y eso es lo que hace a la riqueza del mundo de estas ficciones. 

En segundo lugar, resulta muy complejo responder con “sí” o “no” a la pregunta de si determinada producción es feminista. Lo que siempre es posible es producir algo y/o bien interpretarlo desde una mirada feminista. En el caso de Mare of Easttown, lo que es indudable es que es una serie sobre mujeres. Jóvenes, de media edad, adultas mayores, lesbianas. Es innegable que, dentro de lo esperable en una producción norteamericana, hay una perspectiva de diversidad. También se visibilizan las violencias hacia las mujeres, no necesariamente como violencia machista, pero sí como violencia de la sociedad capitalista en sí misma y ésta es profundamente patriarcal.

Hay distintas escenas de violencia explícita y allí siempre surge la pregunta de si es necesaria, si responde a la trama o bien se trata de un caso de estetización de la violencia.

Tratándose de un policial -género que sin duda busca generar algo de suspenso, incomodidad, escozor y algunas dificultades para dormirse durante la noche-, consideramos aquí que la trama de Mare of Easttown justifica cada escena, cada plano, cada personaje y que no deja hueco alguno en el impecable guión en el que se basa. 

Fiel a lo mejor que nos ha dado este género, la persona “culpable” del crimen en torno al que gira la historia es -verdaderamente- la menos pensada. Y a esta conclusión se llega luego de sospechar de casi cada una de ellas, desnudando por completo nuestros prejuicios más arraigados, incluso aquellos en los que desde una mirada feminista podemos llegar a caer.

Ficha técnica

Ficha técnica

  • Título original: “Mare of Easttown”
  • Estreno: 18 de abril de 2021
  • Lugar de producción: Estados Unidos
  • Empresas productoras: Wiip y Mayhem Pictures.
  • Empresa distribuidora: HBO
  • Disponible en: HBO Max
  • Escrita por: Brad Ingelsby
  • Dirección: Craig Zobel
  • Productorxs ejecutivxs: Kate Winslet, Brad Ingelsby, Gavin O’Connor, Paul Lee, Mark Roybal, Gordon Gray y Craig Zobel.
  • Reparto (principal): Kate Winslet, Julianne Nicholson, Jean Smart, Angourie Rice, David Denman, Evan Peters, Guy Pearce, John Douglas Thompson, Sosie Bacon, Cailee Spaeny.
  • Temporadas: 1
  • Cantidad de episodios: 7

Por Milagros Martín Varela

Cinéfila, melómana, lectora y militante feminista. Es licenciada en Comunicación Social por la Facultad de Ciencias Políticias y Sociales de la UNCuyo. Integra la Red PAR (Periodistas de Argentina en red por una comunicación no sexista) y la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Es voluntaria en el Área de Género y Diversidad de Xumek - Asociación para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos. Se especializa en temas de género y lecturas sociales y feministas de cine y series. Multiversos Expandidos es su proyecto propio de columna de género, cine y series.

Para vos que seguis nuestros contenidos

Este proyecto resulta del talento, el amor y el laburo autosustentado de un gran equipo. Si te gusta lo que hacemos y nos querés bancar con un mimo, invitanos un cafecito!!!!

Te estaremos muyyyy agradecides!!! Y sino, recordá que compartir y difundir nuestros contenidos es de mucha ayuda también!!!

Invitame un café en cafecito.app

Contanos que te pareció