Salud en Mendoza

Genealogía de una lucha por la salud pública

Por Milagros Martín Varela / Fotos Marco Heredia / Asamblea de Residentes de Mendoza

Sociedad Economía Cobertura / 19 AGO 2021

Cómo surgió y cuáles son los objetivos de “una generación de residentes que no se deja pisar”.

En 2016, un grupo de siete médicxs que renunciaron a sus residencias ante los maltratos constantes de sus “superiores”, escuchaban de ellxs una frase: “acá las cosas no cambian más”. Luego de esa denuncia masiva, solxs y dispersxs entre el resto de lxs profesionales de la salud, algunxs de estxs residentes comenzaron a golpear puertas, a pedir que se modificara la Ley de Residencias Médicas que rige en la provincia de Mendoza para que pudieran volver a rendir el ingreso, formarse en la especialidad con las que algunxs soñaban desde la niñez y desarrollar sus carreras en el sistema de salud pública. No fue hasta noviembre de 2018 que esa reforma legislativa ocurrió y, lo que aseguraron que no cambiaría, fue la semilla de algo que hoy es el inicio de una revolución.

“Esa fue una de las primeras luchas que se dio en contra del incumplimiento de la ley y de la explotación laboral por parte del sistema. Se tuvo que modificar la legislación para dar una respuesta a un grupo de residentes que reclamaron por que se cumplan sus derechos y, sobre todo, para que se cumpla lo que estipula la norma”, comentó Marco Heredia, residente de primer año en Ginecología del Hospital Central, militante imprescindible de la modificación de la Ley 7.857 durante aquellos años y delegado de su residencia en la Asamblea de Residentes de Mendoza. 

Ese espacio se define como uno “integrado por los y las profesionales de la salud de todas las residencias médicas y no médicas públicas y privadas de la provincia de Mendoza”. Allí no solo participan residentes de Medicina sino también de Psicología, Kinesiología, Bioquímica y Odontología, entre otras disciplinas.

Se reunieron en “este espacio político, apartidario y horizontal de forma autoconvocada” y buscan mejorar las condiciones laborales en las que trabajan. En las publicaciones de sus redes sociales aseguran que “esta generación de residentes dice BASTA a una Ley de Residencias con espíritu de explotación” y que se organizaron para hacer valer sus derechos.

Su participación en las medidas de lucha encaradas por la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (AMProS) ante un aumento salarial miserable y por decreto por parte del gobernador Rodolfo Suarez le ha dado a los paros y manifestaciones una fuerza y masividad inéditas.

Sin residentxs no hay hospital

Es una de las premisas que la Asamblea de Residentes de Mendoza ha levantado como bandera de lucha, y se ha comprobado al ver los hospitales vacíos durante las jornadas de paro sin asistencia a los lugares de trabajo.

Marco Heredia manifestó que este espacio comenzó en las asambleas que se realizaban en los hospitales a partir de las medidas de fuerza organizadas por AMProS y lxs médicxs de planta. “Se vio que si nosotros no parábamos, seguíamos sosteniendo las falencias del sistema de salud que la pandemia vino a poner en evidencia”, aseguró. 

Asimismo, el profesional consideró que -en tanto residentes- siempre cubrían los “baches” de manera prácticamente obligatoria. “Nos vimos en la necesidad de organizarnos, con un representante por cada residencia. Creo que se dio ahora porque estamos cansados.

Durante más de un año no nos aumentaron el salario en medio de una pandemia, se nos suspendieron las vacaciones y se nos reasignaron tareas en áreas Covid”. Cabe aclarar aquí que lxs residentes son médicxs que ya han completado su carrera de grado y que las residencias son un trayecto de formación para adquirir una especialidad. En este sentido, las instancias de capacitación quedaron en suspenso para que lxs residentes fueran enviados a las áreas de internación por Covid-19. 

“Como médicos, estamos capacitados; pero no fue para lo que entramos a un sistema de formación de una especialidad. Muchos de los residentes, obligadamente, hemos resignado nuestra formación en una suerte de opresión por parte de la casta política, porque somos considerados la mano de obra barata para el sistema, y no profesionales en formación”, sentenció Marco Heredia; demostrando que las estructuras y las instituciones adquieren prestigio gracias a lxs trabajadorxs más precarizadxs: becadxs, personas con “contratos basura”, voluntarixs y otros tantos eufemismos que se les asignan. 

Recomposición salarial y cumplimiento de la ley, los reclamos centrales

El principal reclamo de lxs residentes es, explicó Marco Heredia, que se cumpla la ley actual. Ésta contempla horarios precisos de entrada y salida, acompañamiento por parte de especialistas, que no se asignen tareas fuera de la especialidad para la cual han concursado. La obligación que por estos tiempos tienen lxs residentxs de atender a pacientes que han contraído el Covid-19 surge, señaló el médico, porque las autoridades no abren concurso para nuevos cargos de planta ni prestaciones, debido a que -según la versión oficial- “no hay presupuesto”. 

En esta misma excusa se escuda el gobierno para no otorgar un aumento salarial acorde a la inflación y al incasable trabajo que ha realizado el personal de salud durante la pandemia. Ante semejante contexto, a lxs residentes no se les han respetado las actividades académicas y espacios formativos, prácticas profesionales ni horarios de descanso. Así, estxs trabajadorxs hacen sus labores -en muchas ocasiones- de lunes a domingos, incluyendo fines de semana y feriados, con algunas jornadas de hasta 36 horas. 

Con respecto a lo salarial, la Asamblea de Residentes y también AMProS buscan que se abran las correspondientes paritarias y que no se otorguen a modo de “parches” aumentos mediante decretos arbitrarios, lo que hizo el Gobierno de Rodolfo Suarez a mediados de este año. En este sentido, el residente en Ginecología observó que “el Gobierno habla de austeridad y el sector político lleva cuatro aumentos y cobra doscientos treinta mil pesos de bolsillo”.

Marco Heredia también apuntó que hay un estrés constante por la situación de pandemia. “La disminución de los casos es una realidad. En el hospital donde trabajo han cerrado algunas terapias e internaciones abiertas exclusivamente para pacientes covid y sostenidas por los residentes de las distintas especialidades. Esto se debe, en parte, a la vacunación masiva, a la inmunidad de rebaño, el cierre de algunas actividades y el acompañamiento climático, entre otras variables. Si bien el sector político levantó la alerta, en el sector sanitario se nos siguen reasignando tareas a guardia respiratoria, internación y terapia. Desde el sector salud creemos que las autoridades deberían ser coherentes y mínimamente atender nuestro reclamo. El estrés es constante porque no sabemos cuando puede haber un rebrote, es sumamente necesario que el sector político invierta en el sistema de salud, sobre todo en recurso humano”.

Señor, señora, no sea indiferente

Entre sus publicaciones en la cuenta de Instagram, la Asamblea de Residentes pide por el acompañamiento de la sociedad de Mendoza. “Somos quienes estuvieron y estamos en la trinchera frente a la pandemia, quienes apuestan por el acceso a un servicio de salud de calidad, quienes se capacitan y asumen su labor con vocación. Como pueblo mendocino, sos parte de este proceso. Tenés derecho a recibir la mejor atención sanitaria de una salud que hoy está enferma por un gobierno que no nos reconoce”, se lee en un post.

En la misma línea, Marco Heredia sentenció: “Los profesionales de la salud despertamos y no vamos a bajar los brazos. Esta lucha no es solo por el salario. Es por el futuro de la salud pública, para que los profesionales puedan capacitarse y brindar una atención de calidad a los usuarios del sistema de salud público que pareciera que el gobierno quiere disolver”.

Por Milagros Martín Varela

Cinéfila, melómana, lectora y militante feminista. Es licenciada en Comunicación Social por la Facultad de Ciencias Políticias y Sociales de la UNCuyo. Integra la Red PAR (Periodistas de Argentina en red por una comunicación no sexista) y la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Es voluntaria en el Área de Género y Diversidad de Xumek - Asociación para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos. Se especializa en temas de género y lecturas sociales y feministas de cine y series. Multiversos Expandidos es su proyecto propio de columna de género, cine y series.

/ Fotos Marco Heredia / Asamblea de Residentes de Mendoza

Para vos que seguis nuestros contenidos

Este proyecto resulta del talento, el amor y el laburo autosustentado de un gran equipo. Si te gusta lo que hacemos y nos querés bancar con un mimo, invitanos un cafecito!!!!

Te estaremos muyyyy agradecides!!! Y sino, recordá que compartir y difundir nuestros contenidos es de mucha ayuda también!!!

Invitame un café en cafecito.app

Contanos que te pareció